domingo. 14.04.2024
Primer abrazo en pandemia, del fotógrafo Mads Nissen
Primer abrazo en pandemia, del fotógrafo Mads Nissen

Los abrazos recuperados, esos nuevos y diferentes abrazos que marcan la nueva normalidad tras la irrupción de la pandemia han sido los protagonistas de la última edición del World Press Photo. En un año en el que el impacto del Covid-19 ha estado presente en cada imagen, ha sido la del danés Mads Nissen la que se ha alzado con el ansiado galardón. 

Su fotografía refleja el primer abrazo en cinco meses entre una mujer de 85 años y una enfermera a través de una cortina de plástico. La imagen fue captada el 5 de agosto de 2020 en una residencia de la ciudad brasileña de São Paulo.

La fuerza de esta imagen radica en el momento en el que fue tomada, cuando Brasil comenzaba a ser azotada por el Covid-19 pese a la insistencia de su presidente de que se trataba de una "leve gripe". Las residencias se blindaron impidiendo las visitas para proteger a sus usuarios, una situación que comenzó a cambiar en agosto, cuando la colación de una cortina de plástico -que impedía el contacto directo pero sí permitía el físico-, se planteó como la alternativa más viable para recuperar fugaces pero necesarios encuentros. 

A día de hoy Brasil es el segundo país más castigado por el impacto del virus al registrar más de 13,7 millones de contagios y unos 362.000 muertos, desde que comenzó la pandemia en marzo del año pasado.

Kevin WY Lee, miembro del jurado y fotógrafo, subrayó que la imagen de Nissen es “un símbolo de esperanza” y una “imagen icónica de la covid-19” que transmite “vulnerabilidad, seres queridos, pérdida y separación, desaparición, pero, lo que es más importante, también supervivencia, todo en una imagen gráfica”.

Es la segunda vez que Nissen se hace con el galardón tras alzarse con el premio en 2015 gracias a su imagen "Jon y Alex", que retrata de manera muy íntima a una pareja de homosexuales de San Petersburgo, como parte de un proyecto sobre la homofobia en Rusia.

El primer abrazo en pandemia se hace con el World Press Photo del año