martes. 27.09.2022

Sin mascarilla en la escuela, en el trabajo o en el supermercado, pero ¿qué pasa con los centros penitenciarios?

En las cárceles solamente deben hacer uso de la misma los empleados públicos penitenciarios y las personas que accedan desde el exterior; familiares o visitantes
Centro penitenciario de Topas
Centro penitenciario de Topas

Hace una semana estableció la retirada de mascarillas en colegios, lugares de trabajo, supermercados y tiendas. Sin embargo, este producto se debe seguir utilizando en establecimientos sanitarios y centros sociosanitarios, pero ¿qué pasa con los centros penitenciarios?

Los reclusos son los grandes olvidados de la sociedad, tanto, que ni siquiera se creó conciencia sobre si es necesario el uso de mascarillas en estos espacios en los que las personas están privadas de libertad.

Sin embargo, ante la falta de desconocimiento de la sociedad, los presos también han dicho adiós a la mascarilla. En los centros penitenciarios solamente deben hacer uso de la misma los empleados públicos penitenciarios y las personas que accedan desde el exterior; familiares o visitantes, tal y como comunicó la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Pero los presos deberán seguir utilizando la mascarilla cuando acudan a la enfermería. Además, desde la Secretaría General han recomendado a los reclusos protegerse durante actividades grupales con escasa ventilación.

La obligación del uso de mascarilla no será obligatoria para los presos que tengan algún tipo de enfermedad o dificultad respiratoria.

Sin mascarilla en la escuela, en el trabajo o en el supermercado, pero ¿qué pasa con...
Comentarios