martes. 28.05.2024
Enfermera. Fotografía de archivo
Enfermera. Fotografía de archivo

Las enfermeras ya pueden dispensar fármacos para dejar de fumar y anestésicos locales. La publicación en el Boletín Oficial del Estado permite a los profesionales de la Enfermería prescribir estos medicamentos que hasta ahora estaban sujetos a prescripción médica.

El BOE ha publicado dos guías para la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica por parte de las/los enfermeros/os’, elaboradas por la Dirección General de Salud Pública y Equidad en Salud del Ministerio de Sanidad. En la primera guía, en concreto, se establecen los procedimientos diagnósticos o terapéuticos que requieren del uso de anestésicos locales y en la segunda, para la deshabituación tabáquica.

La Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) aprobó estos documentos el 26 de febrero de 2024.

Guía sobre tabaco

La primera guía tiene en cuenta la atención sanitaria y los tratamientos para la deshabituación tabáquica.

Cada año fallecen en España alrededor de 50.000 personas, como consecuencia del consumo de tabaco: el 33,1% se debe a cáncer de pulmón, siendo la primera causa de muerte atribuible al tabaquismo, seguido de enfermedades cardiovasculares, con un 27%, y enfermedades respiratorias, con un 23%.

En la atención a las personas fumadoras, se deben garantizar la accesibilidad al consejo sanitario respecto al consumo de tabaco y la exposición al humo del tabaco ambiental, y a los distintos recursos de ayuda para dejar de fumar.

Para ello, el rol de la/el enfermera/o es fundamental mediante una valoración individualizada (del grado de aceptación, la adherencia al tratamiento, la aparición de efectos secundarios y síntomas derivados del síndrome de abstinencia), la combinación de intervenciones para modificar la conducta y el uso de fármacos eficaces en base a los protocolos establecidos, que garanticen el seguimiento protocolizado del tratamiento farmacológico de estos pacientes en colaboración con el resto de profesionales.

Esta guía se ha llevado a cabo también por la colaboración y/o validación de expertos externos de diferentes ámbitos profesionales (medicina, enfermería, farmacia) y un grupo de profesionales en representación de las organizaciones sanitarias y corporaciones profesionales implicadas.

La revisión de los contenidos de esta guía se realizará también al menos cada cinco años, con objeto de incorporar la nueva evidencia disponible.

Guía para el uso de anestésicos locales

La guía sobre el uso de anestésicos locales pretende orientar las actuaciones (indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos) en la administración de anestésicos locales por parte del personal de Enfermería.

Con estas actuaciones, se colabora en la consecución del objetivo terapéutico de eliminar el dolor en estos procedimientos y prevenir futuras complicaciones.

Esta guía es fruto de un trabajo colaborativo multidisciplinar. La elaboración se ha llevado a cabo por un grupo de profesionales en representación de las organizaciones sanitarias y corporaciones profesionales implicadas. Asimismo, se ha contado con la colaboración de expertos externos al grupo de diferentes ámbitos profesionales (medicina, enfermería, farmacia).

Los anestésicos locales se utilizan en procedimientos vinculados a pruebas diagnósticas o terapéuticas y procedimientos de cirugía menor de urgencia o programada para generar una pérdida de sensibilidad de una parte reducida del cuerpo sin que el paciente pierda la consciencia.

Todas las actuaciones enfermeras están destinadas a alcanzar unos resultados en salud positivos en un entorno adecuado de información, seguridad, confidencialidad y confort.

Las enfermeras ya pueden dispensar fármacos para dejar de fumar y anestésicos locales