miércoles. 30.11.2022

Claves para evitar el desperdicio de alimentos en los hogares españoles

El 80% de los españoles considera importante que las marcas de alimentación trabajen contra el desperdicio de alimentos, según recoge la reciente edición de la Radiografía del Consumidor Responsable 

Supermercado
Supermercado

 Los últimos datos del Informe del Desperdicio Alimentario en España que elabora cada año el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación revelan que los hogares españoles desperdiciaron más de 1.200 kilos de alimentos sin consumir en el año 2021, un 8,6% menos que el año anterior. Además, se estima que, cada año, un tercio de toda la comida producida en el mundo se acaba desperdiciando en cubos de basura.

Asimismo, según la segunda edición del estudio “Radiografía del Consumidor Responsable” elaborado por el Observatorio de Consumo y Sostenibilidad de Jealsa, 8 de cada 10 españoles consideran importante que las marcas de alimentación trabajen contra el desperdicio de alimentos.

Por eso, con motivo del Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y Desperdicio de Alimentos, que tendrá lugar este jueves 29 de septiembre, Jealsa, compañía líder en la fabricación y comercialización de conservas de pescados y mariscos, recoge las claves fundamentales para reducir el desperdicio de alimentos, y de qué forma los consumidores pueden ayudar, desde sus hogares, hacia una sociedad cada vez más sostenible.

Planifica tu menú semanal: Es fundamental tener claro qué alimentos necesitas realmente antes de realizar la compra. De esta manera, se evita comprar alimentos que no se van a consumir y que, probablemente, acabarán desechándose antes de haberse consumido.

Conserva los productos de forma adecuada: Actualmente es posible conservar los alimentos durante mucho más tiempo si se hace de la forma adecuada, evitando así que estos alimentos acaben desperdiciándose antes de tiempo.

Saber interpretar el etiquetado: Es importante conocer la diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente para reducir el desperdicio de comida. La fecha de consumo preferente indica el momento en el cual el alimento deja de tener la calidad prevista; pese a esto, el alimento continúa siendo seguro. Por otro lado, la fecha de caducidad indica el momento en el que el consumo deja de ser seguro para el consumidor.

Guardar las sobras: Los restos de la comida que no se consumen en el momento de su preparación, se pueden almacenar para ser consumidas más tarde.

Congela correctamente los alimentos: Una de las soluciones para guardar las sobras es congelarlas; de hecho, es una de las maneras más efectivas para alargar la vida de los alimentos y permite consumirlos en otro momento, evitando así el desperdicio. Para ello, se deben tener en cuenta aspectos como la temperatura del congelador y el tiempo de congelación.

“Desde Jealsa creemos que es trascendental concienciar a los consumidores de lo importante que es el aprovechamiento de alimentos, no solo para evitar que se desperdicien miles de kilos de comida al año, sino también para que conozcan la repercusión que esto tiene en el medio ambiente” afirma Ángeles Claro, directora de sostenibilidad y del programa We Sea de Jealsa. “Una de nuestras claves desde Jealsa es la de desarrollar un modelo de negocio cuya base sea la circularidad total para aprovechar de la mejor manera posible los recursos y minimizar nuestro impacto en el medio ambiente. Por ello, a través del área de valorización, la compañía ha alcanzado el aprovechamiento del 100% del atún que llega a sus instalaciones, un hito empresarial que convierte a Jealsa en referente sectorial en este ámbito”, añade Ángeles Claro.

Debido a este gran reto, es crucial que las empresas del sector alimentario hagan uso de modelos basados en la economía circular que permitan generar una sociedad donde los recursos sean utilizados de forma eficiente. En este sentido, la última edición de la “Radiografía del Consumidor Responsable” muestra que el 57% de los españoles considera que las marcas de alimentación no están comprometidas con una transición desde modelos clásicos a nuevos modelos circulares.

Jealsa, posee un modelo de negocio basado en la circularidad que le permite aprovechar todos los recursos de la mejor manera posible. Su sistema de economía circular cuenta con la colaboración de diferentes organismos nacionales y europeos que acreditan la efectividad y viabilidad de su sistema.

Claves para evitar el desperdicio de alimentos en los hogares españoles
Comentarios