sábado 27/11/21

Miguel Mateos, el zamorano que convirtió un libro sobre violencia de género en una pieza musical con galardón

El joven percusionista logró gracias a una composición de poco más de tres minutos el Premio Alumni 2020 a la Igualdad de la Universidad de Salamanca, que se otorgaba por primera vez
Miguel Mateos, en la calle San Torcuato de Zamora
Miguel Mateos, en la calle San Torcuato de Zamora

Percusionista y profesor en la Escuela de la Banda de Música de Zamora, Miguel Mateos es el primer estudiante en recibir el Premio Alumni a la Igualdad, una categoría que la Universidad de Salamanca creó en 2020 y que ganó este zamorano poniendo música a un relato sobre violencia de género. En esta entrevista cuenta que le gustaría componer música para películas y hace un repaso por su trayectoria musical, que le ha llevado a Parma y Madrid.

-Un beso en la frente, el libro de Esther B, del Brío fue el punto de partida. ¿Cómo se gana un Premio a la Igualdad haciendo música?

-Componiendo una obra musical que completase la historia de un libro que ya ha sido llevado al teatro y que cuenta con imágenes. Es decir, le faltaba el campo musical. El libro narra un episodio de violencia de género y con esas ideas que me transmitía el libro fui elaborando el sentido musical. La música está hecha a medida del libro. En uno de los episodios, por ejemplo, la protagonista está en coma y el sentido rítmico es ese "silbido" del aparato que comunica a la paciente con el resto del mundo. El tema sobre el matrimonio de Ana Gutiérrez y Víctor Martín, que protagonizan el relato, está basado en las 24 notas de los nombres y apellidos de los dos.

-¿Qué significa para alguien tan joven ser el primero en recibir el Premio Alumni a la Igualdad de la Universidad de Salamanca?

-Es un premio para concienciar sobre la violencia contra la mujer y, a la vez, dar visibilidad al panorama artístico. Pretende incentivar el estudio y la excelencia así que para mí supone una motivación extra. Gracias al premio también descubrí la novela que narra el maltrato que sufren una mujer y su hija a manos de su pareja y padre.

- Decidió llamar a su composición "True Communication". ¿Qué quiere expresar con este título?

-El título es una alusión a la forma de comunicarse de la protagonista del libro con el resto del mundo mientras está en coma tras recibir una paliza de su marido. La pieza trata de extraer los pilares fundamentales del libro y caracterizar a cada uno de los personajes con su motivo musical.

-¿Dónde comenzó su afición por la música?

-Estudié en los colegios de San Vicente y La Milagrosa y con 12 años entre a formar parte de la Banda de Música como percusionista. En mi familia mi madre tocó algunos años la bandurria en una Rondalla, pero en casa no tuve mucho contacto con la música. En la Banda de Música fue donde se me despertó la afición y acabé en Salamanca estudiando Composición. Recuerdo ese tiempo como "frustrante", pero en el buen sentido. Elaborabas piezas y pensabas que le iban a encantar al profesor, pero llegabas a clase y te desmontaba todo lo que habías pensado. Fue una etapa dura, pero muy bonita. Y el año pasado me fui a Madrid a estudiar el Máster sobre Nuevas Tecnologías de la Música actual.

-¿Cómo fue su experiencia en Parma como Erasmus?

-Estudié allí el último año de la carrera música electrónica y electroacústica. Fue una experiencia muy buena. En algunas asignaturas, había otro nivel. En Composición hay mucho nivel porque el profesor es Javier Torres Maldonado, ahora mismo de lo mejor en música contemporánea.

-¿En Zamora hay cultura musical?

-En Zamora hay muchos grupos emergentes que suenan muy bien para una ciudad tan pequeña. Pero tanto aquí como en España la cultura musical no está tan arraigada como en Italia y si hablamos de Centroeuropa, allí el nivel es altísimo. La Banda de Música de Zamora es joven y suena muy bien, aunque la pandemia nos ha limitado mucho.

-¿Cuántas composiciones ha creado? ¿Seguro que alguna relacionada con la Semana Santa?

- Como vecino de San Lázaro compuse, por libre, en 2013 "Todo está cumplido" como homenaje a la Tercera Caída. "Flagellum" fue un encargo de La Flagelación de la Vera Cruz. También tengo piezas para bandas como Lake of Dreams y piezas de cámara que creé en el Conservatorio.

-¿Qué camino quiere seguir?

-Ahora estoy experimentando en el mundo del cortometraje. Me gustaría componer música para el cine. Tuve el año pasado la asignatura Música para Audiovisuales y me gustó muchísimo. Es todo un reto poner música a un vídeo o una película.

-¿En qué se inspira para componer?

-Si compongo música más descriptiva me baso en imágenes, en escenas...trato de expresar con la música lo que transmite esa imagen. Hay piezas en las que la idea principal es un poco más filosófica y busco el contraste entre dos elementos musicales.

Miguel Mateos, el zamorano que convirtió un libro sobre violencia de género en una...
Comentarios