martes 27/7/21

Monumental cabreo del Grupo de Coros y Danzas Doña Urraca por la falta de organización

Aforo perdido y relegado a un 25% sin explicación, muy tarde y fuera de hora la actuación, y enfado tremendo por la falta de diligencia en la empresa organizadora, ha sido el motivo del cabreo manifiesto del Director del Grupo de Coros y Danzas Doña Urraca. Enfado que llevó incluso a la actuación de la Policía Municipal ante el encaramiento de las muchas personas que no podían entrar al recinto custodiado por el equipo de seguridad contratado por la empresa organizadora y que les prohibían el paso sin aparente causa razonada.
doña urraca miguel
doña urraca miguel

Aforo de un 25% de la Plaza con salida y entrada de espectadores que quizá no estuvo bien regulada, esa pudo ser la causa que llevó al enfado y cabreo monumental de muchos familiares de los integrantes del Grupo de Coros y Danzas Doña Urraca y de otros espectadores, que se quedaron sin poder entrar al espectáculo y que llevó como consecuencia al estallido en pleno escenario del director del grupo Miguel Santos.

Hasta en dos ocasiones tuvieron que acudir seis policías municipales para intentar mediar en una situación rocambolesca y que dejaba en entredicho tanto el protocolo covid como la diligencia de la organización que no estuvo a la altura según asistentes y participantes. Un aplauso largo y continuado que llevó a una situación de enfado manifiesto de todas las partes implicadas.

Más de 200 sillas quedaban en una esquina y que podían haber sido utilizadas para el buen desarrollo de un espectáculo podría haber sido la solución, pero que al final no fue tal y que llevó a la intervención de Miguel Santos justo antes de comenzar la puesta en escena de un espectáculo preparado con mimo y esmero durante meses, con las tremendas ganas de actuar delante de una Zamora entregada al folklore que vende, pero que también pide atención, una atención que este lunes no ha tenido el grupo de Coros y Danzas Doña Urraca.

Miguel Santos criticaba la actuación de la organización sin sentido, puesto que había sitio, aforo y posibilidades que no se llevaron a buen término y que incluso llevaron al director del grupo a comunicarse con el concejal que no apareció por el lugar para arreglar de alguna manera el entuerto. Fue solo a la mitad de la actuación y ya pasadas las 23:00 horas y tras haber escuchado a Santos con un monumental cabreo en pleno escenario, cuando se permitió la entrada a las personas que esperaban estoicamente a que se dejara entrar en un recinto que ni cubría el 25% por ejemplo del aforo de las gradas y que dejaba más de 25 sillas libres en pleno centro de la Plaza de la Catedral. 

Una falta de organización que ha dado al traste con la ilusión de los jóvenes del grupo, y que han bailado con mascarilla, con las nuevas indumentarias y con todo el arrojo y cariño con el que siempre realizan sus bailes.

Esta vez el sentido común y el aplauso por dos motivos se lo han llevado el Grupo de Coros y Danzas Doña Urraca y los espectadores que no han entendido para nada ni la hora de comienzo del grupo, ni las justificaciones de la empresa, que no han sido claramente acertadas y que han podido costar un desagradable incidente. Santos pedía que a los de casa se les trate mejor, que quizá "ya es hora". Nosotros hacemos cultura y la exportamos pero también necesitamos que se nos valore en su justa medida" aclaraba a este medio al término de la actuación.

Comentarios