viernes. 19.07.2024
Fotografía de archivo trabajadora en una recepción
Fotografía de archivo trabajadora en una recepción

La brecha salarial, “que supone que las mujeres cobran alrededor de 5.000 euros menos al año que los hombres en nuestra Comunidad, similar que a nivel nacional”, continúa en el tiempo, según se constata analizando los diversos indicadores, como son la Agencia Tributaria, la Encuesta de Población Activa o la Seguridad Social.

Así lo afirma la responsable de Igualdad de CSIF Castilla y León, Regina Álvarez, quien apunta que esa brecha salarial ha disminuido un 1%, según los datos del INE del cuarto trimestre de 2021, gracias a la subida del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) y la implantación de planes de igualdad.

CSIF explica que "la brecha salarial se debe a la segregación, la temporalidad, la diferente valoración de las cualidades o capacidades en función del sexo, una peor inserción laboral, el sesgo de género, la menor antigüedad, los pluses por disponibilidad, o las bajas y reducciones de jornada derivadas de los embarazos y cuidado de familiares, entre otros motivos. La jornada parcial no deseada, consecuencia de la necesidad de conciliación, afecta en mayor medida a la mujer, subraya el sindicato independiente".

“Estos elementos tienen como resultado una mayor precariedad en el empleo, que se traduce en menores ingresos en la actualidad y en pensiones más bajas a largo plazo”, denuncia Regina Álvarez. El 55% de la desigualdad se encuentra en el salario base, mientras los complementos salariales, en numerosas ocasiones basados únicamente en criterios discrecionales, representan un 40%, añade.

CSIF aboga por continuar reduciendo la brecha salarial de género, que, “recordemos, no es únicamente una cuestión de justicia, sino que viene regulada en diversa normativa que trata de evitar las diferencias salariales, como el Estatuto de los Trabajadores, la L.O. 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, o el R.D. 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, entre otras”.

INFORME NACIONAL

Con motivo de la celebración del Día por la Igualdad Salarial 2023, este 22 de febrero, CSIF ha elaborado un informe sobre brecha salarial que concluye que, a este ritmo, y al igual que ocurre en Castilla y León, hará falta más de medio siglo para conseguir la igualdad de las retribuciones.

CSIF apunta que, "en las administraciones, hay el doble de mujeres con contratos temporales y el triple a tiempo parcial, por lo que exige al Gobierno que dé ejemplo con planes de igualdad efectivos, y medidas que favorezcan la conciliación y el reparto de tareas domésticas en casa".

Además, relatan que "los efectos derivados de la pandemia por el COVID 19 han perjudicado de forma específica al equilibrio entre vida personal y laboral entre mujeres y hombres, perpetuando la de por sí elevada brecha salarial y las diferencias en el ámbito de trabajo".

De hecho, la reducción de la brecha salarial se ha ralentizado. Según los últimos datos sobre brecha salarial en España de la Agencia Tributaria, correspondientes a 2021 (el segundo año de pandemia. ‘Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias’) la brecha salarial se sitúa en el 19,87 por ciento (tan solo un 0,41 por ciento menos con respecto al año anterior), con un salario medio anual de 23.724 euros para los hombres y 19.011 euros para las mujeres,

Además, si se analizan los salarios medios de los ERTES en 2021 (16.645 euros para los hombres y 11.725 euros para las mujeres) se muestra -incluso- como la brecha se eleva al 29,6 por ciento, según explican desde el sindicato.

El análisis de CSIF muestra también que la diferencia entre mujeres y hombres con contratos temporales se ha multiplicado por 12 desde la pandemia. Según la última EPA, si en el último trimestre de 2019 había 27.700 mujeres más en contratación temporal, en el mismo periodo de 2022 había 333.900 más.

Los últimos datos de la EPA también "nos muestran que el número de mujeres contratadas a tiempo parcial triplica al de hombres. En la misma línea, el número de mujeres que trabajan a tiempo parcial para el cuidado de familiares se sitúa en 333.200, mientras que en el caso de los hombres es de 25.300. Dicho de otra manera: por cada hombre que se ha acogido a esta modalidad laboral hay 13 mujeres".

Si se miran las cifras de paro, sigue habiendo más mujeres (1,6 millones frente a 1,4 millones de hombres). En la EPA se puede comprobar, asimismo, que en los matrimonios españoles hay casi el doble de mujeres que hombres en paro (700.200 mujeres frente a 411.500 hombres).

Ante este panorama, CSIF reclama "la puesta en marcha de planes de igualdad donde no se den y un registro de ellos; protocolos contra el acoso sexual y violencia de género; normativa específica para realizar auditorías retributivas en las administraciones públicas, la integración del enfoque de género, o la figura de la delegada/o sindical especializado en igualdad y contra la violencia de género".

Continúa la lucha para erradicar la brecha salarial: “Las mujeres cobran alrededor de...