domingo. 14.08.2022

Llamada de emergencia a la Junta de Castilla y León: cambio de condiciones y salarios para que evitar problemas para encontrar enfermeras

La colegiación de Enfermeras en Castilla y León se estanca y pone en riesgo la disponibilidad de profesionales para la futura atención sanitaria

Dos enfermeras se ponen los trajes EPI
Dos enfermeras se ponen los trajes EPI

La Colegiación enfermera en Castilla y León se ha estancado en los últimos años y es un signo de que podrían faltar enfermeras en los próximos años, poniendo en riesgo la continuidad de la atención sanitaria, especialmente de las personas con enfermedades crónicas y más vulnerables que son las que más necesitan la atención de cuidados profesionales.

Según un informe elaborado por el sociólogo Juan F. Hernández (@juherya) a partir de información del INE, Estadística de profesionales sanitarios colegiados 2021, en Castilla y León solo creció un 1,0% la colegiación de enfermeras frente al 8,2% en el total de las comunidades autónomas. En el caso del Colegio de Valladolid, la colegiación se incrementó un 5,75%, también por debajo de la media nacional, pero por encima de la media de la Comunidad.

En 2021 había en Castilla y León 17.932 enfermeras, de las cuales 3.783 pertenecían al Colegio de Enfermería de Valladolid, el 17,97% del total.

Respecto a la tasa de colegiadas por 1.000 habitantes el dato es más favorable a Castilla y León ya que es de 7,5% frente al 6,9% de media. “Pero este indicador no debe llevarnos a sacar conclusiones erróneas puesto que Castilla y León tiene dos características únicas y es la elevada dispersión de sus habitantes, y el envejecimiento, que es el tercero mayor de toda España1 lo que nos indica que deberíamos estar por encima de esa tasa” explica la presidenta del Colegio de Enfermería de Valladolid, Silvia Sáez.

Otro dato que se desprende de este informe, es que el 88% de los profesionales de Enfermería en Castilla y León son mujeres, frente al 84% de la media nacional.

“Con estos datos no cabe si no hacer una llamada de advertencia a la Junta de Castilla y León para que tome medidas para evitar que las enfermeras formadas en Castilla y León se sigan fugando, para ello reclamamos contratos y salarios justos y que se cumplan los compromisos de 2014 para el pleno desarrollo de la Enfermería, en línea con los objetivos de Nursing now tan aplaudidos”, afirma Silvia Sáez.

“Cada vez hay más problemas para encontrar enfermeras, lo vemos en situaciones de crisis como la pandemia donde enfermeras con contratos precarios abandonan los centros de Castilla y León y se van a otras comunidades autónomas; y lo vemos de forma recurrente cada verano cuando nos llaman de los centros sanitarios y sociosanitarios solicitando de forma urgente profesionales para realizar las sustituciones de vacaciones,” declara la presidenta del Colegio de Enfermería de Valladolid. “Esto no es nuevo pero si no ponemos remedio llegará un momento en que no podremos atender a las personas más vulnerables y proporcionar una atención de calidad”.

Por eso desde el Colegio de Valladolid demandamos a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León que ponga medidas desde ahora para evitar que la situación se deteriore, ofreciendo contratos justos y el cumplimiento de los Acuerdos en 2014.

“No hace falta inventar nada nuevo, necesitamos que la Junta cumpla sus acuerdos”, agrega Silvia Sáez.

Castilla y León es una de las 3 comunidades autónomas con más elevado índice de Envejecimiento de España, según el INE (2020). La primera es el Principado de Asturias, 224,58; la segunda Galicia, con 202,27 y la tercera, Castilla y León, con 201,09.

Para ello se tienen que realizar modificaciones estructurales para desarrollar la profesión y transitar a un modelo centrado en el paciente, que implica un nuevo abordaje basado en la gestión proactiva de riesgos de los pacientes y de su vulnerabilidad.

Para terminar, queremos recordar los 11 objetivos específicos para preservar la calidad de la atención sanitaria que se presta a la población y contribuir a la sostenibilidad económica del sistema, consensuados entre toda la profesión de Castilla y León en 2020, al inicio del Año Internacional de la Enfermería, y en línea con el movimiento internacional Nursing Now, que quedaron suspendidos por la pandemia:

Empoderamiento de las enfermeras innovadoras y su formación y promoción en puestos de responsabilidad en gestión.

Promover Enfermeras en puestos de toma decisiones.

Potenciar la competencia enfermera en Atención Primaria: gestión enfermera a la demanda y Enfermera domiciliaria.

Impulso y potenciación del modelo de atención al paciente crónico, basado en la Estrategia de Castilla y León.

Organizar los hospitales por necesidades de cuidados del paciente, sobre todo en el caso de los pacientes crónicos.

Impulsar a la enfermera en el entorno docente a nivel universitario en la formación de los nuevos profesionales.

Integrar a los profesionales enfermeros en los centros educativos.

Potenciar el desarrollo de las especialidades enfermeras

Incentivar la excelencia profesional (motivar a las enfermeras a través de un nuevo modelo de desarrollo profesional).

Potenciar la creación y desarrollo de la enfermería de competencias

Impulsar la Investigación en la profesión Enfermera, encaminada a conseguir evidencias científicas sobre la práctica asistencial.

Llamada de emergencia a la Junta de Castilla y León: cambio de condiciones y salarios...
Comentarios