lunes 24/1/22

¡Cuán felices éramos cuando el equipo iba líder! Todos pensábamos que íbamos a ganar la liga de calle y a disfrutar de un play-off en el que arrasaríamos.

Eran tiempos felices, tiempos de dinero desaprovechado, como dirían aquellos "Cuando éramos ricos" y los jugadores se dejaban la piel en el campo. Cuando había chicos de la tierra, mejores que los mercenarios de fuera y, si no lo fueran, al menos jugarían mejor por el amor a su escudo.

Pero eso ya se acabó, tenemos que aguantar goleadas y mal juego. Impotencia, odio, resquemor. Jugadores jaranistas. Humillación tras humillación.

Pero, un segundo. Si éramos líderes hace dos días. Sí señores, así es el deporte en Zamora. Un día la Z ocupa la 1ª plaza y al día siguiente la vendemos para jugar en el grupo VIII.

Estamos llenos de subecarros, de bajacarros y de críticas continuas a un equipo que tiene uno de los presupuestos más bajos de la categoría y está en la segunda plaza ahora mismo.

Algunos medios criticaban a los ferrolanos y sus parroquianos por ser "criticones" y protestar todo sin callar.
Quizás lo que haya aquí, como siempre, es envidia. Y, como es propio de Zamora, envidia insana.

Critiquemos a un equipo que a veces ni cobra por hacer lo que mejor saben hacer, y mejor de lo que deberían, mientras la grada calla (o habla para criticar) a excepción de cuando hay un gol a favor o se gana.

A Tercera
Comentarios