domingo 5/12/21

Una exposición en un corral de ovejas de la Sierra de la Culebra pone fin al ciclo sobre cultura pastoril en Riofrío

La muestra podrá verse este sábado de 17 a 21 horas

La narradora Esmeralda Folgado ofrecerá a los asistentes al acto la magia de unas historias de lobos y lana

Riofrío de Aliste
Riofrío de Aliste

El público pocas veces tendrá la oportunidad de ver de cerca los instrumentos que han utilizado los pastores en el cuidado de sus rebaños acompañados de historias trasmitidas durante generaciones en torno al lobo y al trabajo de la lana. Todo ello en el mejor de los escenarios posible: un corral de ovejas rehabilitado a las faldas de la Sierra de la Culebra al que podrán asistir libremente quienes lo deseen.

Con esta doble y complementaria actividad, que tendrá lugar mañana por la tarde, sábado día 21, el ayuntamiento de Riofrío de Aliste dará por concluido el ciclo de actividades que se han venido desarrollando durante los viernes de un mes en cada uno de los cuatro pueblos que forman parte de la Corporación Municipal (Abejera, Cabañas, Riofrío y Sarracín).

Estas acciones divulgativas vienen a reivindicar la gran importancia que tuvieron en toda la comarca y especialmente en este ayuntamiento los 191 corrales o pariciones inventariados a principios de este siglo. En esa fecha, el ayuntamiento de Riofrío solicitó oficialmente a la Junta su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de conjunto etnológico.

Elementos de identidad cultural, protección y fomento de este patrimonio natural y tan singular fueron algunos de los argumentos que motivaron aquella petición ante la Consejería de Cultura y Turismo.

Ahora en la exposición que estará abierta únicamente desde las cinco de la tarde a las nueve de la noche, del sábado 21, los visitantes que lo deseen podrán admirar en el interior del recinto pastoril grupos de mochilas de cuero en los que los pastores portaban la comida, carrancas de los mastines para protegerse frente al lobo, polainas, capas alistanas, cencerras de ovejas, tijeras para esquilar, vestuario masculino y femenino del oficio.

A las ocho de la tarde, la narradora Esmeralda Folgado ofrecerá a los asistentes al acto la magia de unas historias de lobos y lana cocinadas en las noches frías de invierno de las casas de pueblo mientras los lugareños se juntaban a hilar y tejer. Como señala la artista, “el eco de esos relatos llega lejano puesto que cada vez quedan menos personas en nuestros pueblos que recuerden cómo se desarrollaban los trabajos de la lana y que convivieran con el más legendario de nuestros animales salvajes: el lobo”.

El hecho de que en esta ocasión, la representación se realice dentro de las paredes de un corral añade un atractivo especial a una forma de vida que expira y evidencia, cada vez más, el abandono de la actividad pastoril.

Una exposición en un corral de ovejas de la Sierra de la Culebra pone fin al ciclo...
Comentarios