viernes. 23.02.2024
Catedral de Zamora (3)
Catedral de Zamora (3)

Es una de las ciudades más económicas para vivir. No hay otra igual en todo el mundo. A la orilla del Duero, se alza Zamora con veintitrés joyas que esconde entre sus calles, veintitrés iglesias románicas que alzan a la Bien Cercada como la 'ciudad del románico'. Un lugar idílico para aquellos que buscan una ciudad "tranquila" con el "bajo coste" de la vida y una "historia única", así lo define el portal inmobiliario Idealista, que posiciona a la capital como una de las ciudades más baratas de España. 

De hecho, en noviembre, el precio medio de las casas en venta de esta localidad era de 1.132 euros por metro cuadrado, mientras que el alquiler medio de la zona era de 6,1 euros por metro cuadrado. En sus orígenes la provincia de Zamora fue una zona de tránsito para los viajantes que iban de un lado a otro, por ello, cuenta con numerosas zonas románicas y góticas que albergan miles de historias. 

Entre las bellezas arquitectónicas de Zamora resalta la Catedral; fue declarada Monumento Nacional por Real Orden de 5 de septiembre de 1889. Además, el templo romántico tiene planta de tres naves que se sustituyeron en el siglo XV por los actuales góticos y un crucero poco marcados en planta. La cúpula es, con su decoración exterior de escamas, el elemento más destacado del templo y un auténtico símbolo de la ciudad.

También el Puente de Piedra que esconde mucha historia ya que, en su día,  fue la única vía de comunicación entre las dos partes de la ciudad o El Parador, conocido como el Palacio de los Condes de Alba y Aliste, es un antiguo hospicio para los pueblerinos que sufrían inundaciones o se encontraban en situación de despoblamiento o hambruna. Ahora es considerado uno de los más bonitos de España. O el Castillo, que surge como fortaleza defensiva y fue construido sobre una gran roca de piedra arenisca. En la Edad Media alcanza su máximo esplendor como refugio durante los ataques. Varias pasarelas de granito conducen a la Torre del Homenaje desde donde se obtiene una magnífica vista de los ríos Duero y Valderaduey, además de la vega circundante.

Una ciudad que permite regresar al pasado con las Aceñas de Olivares. Un conjunto de molinos de origen medieval que fueron la primera industria de la ciudad. Se levantaron hasta siete ruedas para la molienda del trigo con sus correspondientes presas o azudes.

Zamora, una ciudad "tranquila" para quedarse a vivir