martes 30/11/21
jcyl
jcyl

Desde UPL han exigido a la junta que proceda cuanto antes, a abrir con normalidad todas sus oficinas al público, para que los ciudadanos reciban la atención adecuada. En la actualidad se está sustituyendo la atención presencial por la telefónica, salvo para  información y registro de escritos. Aunque las limitaciones de aforos y otras restricciones se han minimizado incluso eliminado, en los últimos tiempos para los locales donde existen concentraciones de personas, en las oficinas de la junta siguen aplicándose restricciones de público, impidiendo directamente el acceso a plantas para ser atendido en las diferentes dependencias, haciéndose necesaria la comunicación previa, vía telefónica solicitando cita.

            El ciudadano, que ignora la nueva política de la Junta, después de desplazarse, en ocasiones teniendo que recorrer muchos kilómetros para realizar un trámite, se encuentra con que es recibido con la puerta en las narices, estando obligado a pedir cita previa por teléfono y el uso del número 012, lleva asociado a mayores un coste de entre 0,43€ y 0,83€. Dándose el caso además que en el supuesto de tener que realizar diversos trámites en diferentes dependencias, necesite de varias citas a horas distintas sobreponiéndose estas o no pudiéndose realizar en el mismo día.

            El desconocimiento del público de las anómalas e inusitadas actuaciones en las oficinas de la Junta, supone que ante el mostrador de información de acceso a los edificios se formen grandes colas de personas a la espera de recibir las indicaciones pertinentes sobre cómo actuar, ante el impedimento de acudir ante el departamento pretendido. Todo ello sin existir la más mínima privacidad requerida.

            La solución de usar el teléfono, para realizar los trámites necesarios, no resuelve las necesidades de los usuarios, las retrasa, complica y entorpece. Dando lugar a confusiones y malentendidos que no existirían de permitirse abrir las ventanillas al público que desee ser atendido.

            No puede, consideran en UPL, la pandemia sufrida, servir de excusa, para que desde el gobierno birregional, se adopte un nuevo servicio de gestión de atención al público, basado en teléfono y gestiones vía internet. Las características de la provincia, con muchos municipios sin  banda ancha, incluso sin cobertura telefónica, no permiten que se adopte este modelo. Haciéndose necesario, que se revierta la atención presencial a niveles previos al COVID,  dado que las medidas adoptadas por esta causa son y así deben aplicarse de manera excepcional y de forma transitoria, suprimiéndose conforme la situación sanitaria lo permita, tal  como es el caso.

UPL exige la apertura de las oficinas de la Junta
Comentarios