lunes. 22.07.2024
Jubilado zamorano sentado en un banco en el centro de la ciudad
Jubilado zamorano sentado en un banco en el centro de la ciudad

Zamora sigue dejando cifras que mezclan la preocupación y la tristeza en cuanto a la población. No solo la capital sufre los efectos de la despoblación y la falta de atención por parte de las administraciones, sino que es en la provincia donde también se nota la pérdida poblacional.  

Tras los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se comprueba que desde el 1 de enero de 2023, la provincia de Zamora, pierde 941 empadronados, de 167.868 a 166.927 habitantes. Unas cifras que se contradicen con la situación autonómica, ya que en los últimos datos ha presentado un ligero crecimiento del 0,3%, situándose en 3.383.703 habitantes. Con respecto a 2022, la población empadronada también ha descendido en León, que pasa de 449.270 a 448.573 habitantes o Palencia, de 157.993 a 157.787 personas.

Es la cara amarga que continúa situándose en el furgón de cola de la región y del país. Después de la bajada del pasado año de la barrera de los 60.000 habitantes en Zamora capital, las cifras no dejan datos positivos. Todas las capitales de provincia ganaron población, salvo Zamora, que pierde 218 habitantes y pasa de 59.580 a 59.362 empadronados. Aunque quizá sí que haya un atisbo de esperanza ya que se muestra una ligera contención; en 2021 se perdieron 817 habitantes, en 2022, 218. Sin embargo, con estas cifras se confirma que Zamora encabeza la lista de la despoblación y de la España Vaciada. 

La sangría demográfica 'en caída libre': Zamora, la única capital de Castilla y León...