viernes 15/10/21

PSOE y UGT denuncian el régimen de "semiesclavitud" y las deplorables condiciones higiénicas en las que trabajan los forestales

Partido y sindicato visitan algunas de las torretas instaladas en la provincia y constatan sus deficiencias
ugt
ugt

12 horas en soledad, sin cobertura telefónica, sin aseos, con salarios bajos y con cambios de turno de un día para otro. Esta es la situación en la que trabajan algunos de los operarios que contrata la Junta de Castilla y León para la campaña de extinción de incendios, según las denuncias de UGT y PSOE, que avisan de que las "deplorables" condiciones en las que trabajan los forestales, sin medios técnicos y con personal reducido, pone en peligro el "medio rural".

El colectivo está formado por unos 4.000 empleados, de los que más de la mitad trabajan para empresas que luego son subcontratadas por la Administración autonómica, según desvela José Luis Vázquez, coordinador de Medio Ambiente del PSOE.

La situación empeora para los 700 operarios que vigilan desde las torretas, donde pasan hasta 12 horas solos, sin aseos, sin vestuarios para cambiarse y hasta sin caminos de acceso a sus puestos, lo que les obliga a caminar hasta 5 kilómetros. "Todos los años nos encontramos las mismas deficiencias", lamenta Tomás Pérez  Urueña, secretario regional de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT. 

El sindicato organiza cada año una ronda de visitas a las torretas instaladas en la provincia, a la que esta campaña se une el PSOE, y "como cada año vemos que todo sigue igual", zanja Tomás Pérez. 

En otras zonas, como Moveros, "ni siquiera hay torreta" y el vigilante se apoya en el punto geodésico o en la marca que separa España y Portugal, critica Visi Peral, secretaria del Servicio de Administración Autonómica de la FSP. Además, el trabajo de los operarios se complica ante la falta de cobertura en muchas zonas de la provincia, lo que obliga a los forestales a subirse a los tejados para comunicarse, según las denuncias de UGT y PSOE.

Tanto la organización sindical como la formación política acusan de "negligencia" a la Junta y critican que en la comunidad no exista la figura del bombero forestal. "No quieren porque es un empleado público y el Gobierno regional solo busca la privatización de este servicio esencial", coinciden Vázquez y Pérez Urueña.

Ambos lamentan la actitud de la Junta e instan a sus representantes a "tomarse en serio los incendios" y trabajar los 12 meses para prevenirlos. "Esta medida fijaría población en el medio rural", apuntan PSOE y UGT, que cifran en 2.100 los empleados que se contratarían con un modelo de gestión público.

Comentarios