viernes. 24.05.2024
vox
vox

El senador del Grupo Popular Sergio Ramos ha negado hoy en el Pleno del Senado que su grupo parlamentario en el Congreso aprobara hace unos días la legalización de más medio millón de inmigrantes ilegales. «Es mentira, es absolutamente mentira. Las Cortes Generales no han apoyado la regularización de 500.000 personas. Usted me mira, mira el móvil y usted sabe que eso es absolutamente mentira», ha espetado el popular al senador de VOX Ángel Gordillo, quien defendía una moción para instar al Gobierno a tomar medidas en materia de inmigración.

Precisamente, VOX ha sido el único partido que rechazó la Iniciativa Legislativa Popular en la Cámara Baja para regularizar a medio millón de inmigrantes ilegales, porque suponía «apoyar el negocio de las mafias que los han traído, han amplificado el efecto llamada y harán que vengan muchos más en las mismas condiciones». «Con ello, creen revestirse de sensibilidad y compasión, pero en el fondo están colaborando con el tráfico de personas, poniendo en peligro flagrante la seguridad nacional, y abocando a la ruina de los españoles y de los inmigrantes que vienen a España legalmente», explicaba la iniciativa de VOX en el Senado que se ha debatido hoy en el Pleno.

De hecho, el senador Gordillo ha acusado al popular Ramos de ejercer un «buenismo» que sólo es «seguidismo de las políticas del PSOE». También le ha explicado que no es VOX quien relaciona inmigración ilegal con aumento de delincuencia, de lo que le había acusado el senador del PP previamente, «no soy yo, es el Ministerio del Interior, del PSOE, en el Informe Anual de Seguridad Nacional», el que sitúa esta problemática en el tercer lugar.

La moción de VOX solicitaba «la inmediata expulsión de todos los inmigrantes que accedan ilegalmente a nuestro país», así como acabar con las políticas de efecto llamada que han llevado a miles de personas a jugarse la vida, y perderla trágicamente en demasiados casos, como consecuencia de las falsas promesas de un futuro mejor en Europa. Del mismo modo, instaba al Gobierno a impulsar que todas las administraciones públicas trasladen el mensaje claro de que cualquier inmigrante que entre de manera ilegal en España nunca podrá regularizar su situación en nuestro país ni recibir ningún tipo de ayuda pública; eliminar las subvenciones a asociaciones, organizaciones, fundaciones u oenegés que promuevan o faciliten de cualquier forma la inmigración ilegal y el tráfico de personas, así como a promover el endurecimiento de las penas contra las mafias de la inmigración ilegal y a todos sus colaboradores.

Solicitaba también reforzar con agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado todas aquellas regiones y localidades españolas que sean sujeto de la reubicación de inmigrantes ilegales por mandato del Ministerio del Interior, con el fin de garantizar la seguridad de los vecinos y tener controlados a los inmigrantes ilegales mientras se tramitan sus expedientes de expulsión.

Adaptar la normativa legal y reglamentaria de extranjería, en consonancia con la reforma de la Eurodac, que se aprobó la semana pasada en Bruselas gracias a VOX, con el objetivo de facilitar la identificación y redocumentación de inmigrantes ilegales, garantizar su retorno y readmisión a sus países de origen, y reducir los casos de usurpación de identidad.

Por último, se instaba a modificar la normativa legal y reglamentaria de extranjería, a fin de suprimir el arraigo como forma de regular la inmigración ilegal y revocar las pasarelas rápidas para adquirir la nacionalidad española.

El PP niega haber respaldado la regularización de inmigrantes ilegales en el Senado