martes. 27.09.2022

Miguel de Lucas enseña a los zamoranos cómo reciclar bien para evitar los residuos impropios

“El RECICLAJE NO ES COSA DE MAGIA”, la campaña de concienciación del Consorcio de Residuos y Ecoembes que pretende fomentar el correcto uso del contenedor amarillo

Cartel 'Reciclar noe s cosa de magia'
Cartel 'Reciclar noe s cosa de magia'

El presidente del Consorcio de Residuos de la provincia de Zamora, Javier Faúndez Domínguez, acompañado por el mago Miguel de Lucas, ha presentado hoy la campaña de concienciación ambiental sobre la correcta separación de los residuos, y en especial de aquellos que se destinan al contenedor amarillo (envases de plástico, latas y briks). La campaña es fruto de la colaboración del Consorcio Provincial de Residuos de Zamora con Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España.

La campaña, denominada “EL RECICLAJE NO ES COSA DE MAGIA”, y que cuenta con la colaboración del conocido mago Miguel de Lucas, tiene por objetivo básico mejorar la información sobre los residuos que se depositan en el contenedor amarillo, y de esta forma incidir en la reducción de los “impropios” (aquellos materiales depositados erróneamente en el contenedor amarillo), con el fin último de incrementar la “calidad” de la recogida selectiva y posibilitar una mejora global del sistema de reciclaje de los envases.

A pesar de los buenos resultados en la recogida selectiva de envases, en alguna de las localidades de la provincia, se ha seguido detectando un importante volumen de residuos “impropios” en el contenedor amarillo, superando en algunos casos el 30% de los residuos depositados. Estos residuos que no deben ser depositados en él, dificultan su posterior tratamiento y el proceso de reciclaje, motivo por el cual es muy importante concienciar a la población sobre qué residuos deben depositarse en el contenedor amarillo y cuáles no.

El contenedor amarillo está destinado a la recogida de los envases generados en los domicilios o envases de residuos domésticos, es decir, en él sólo se deben depositar: envases de plástico (botellas de agua, botellas de refresco, botellas de suavizantes, bolsas de patatas fritas, envases de yogurt, bolsas de plástico de comercio, bandejas de poliespán, etc.), envases metálicos (como latas de refrescos, latas de conservas, bandejas de aluminio, tapas y tapones metálicos de envases de vidrio o de frascos, etc.) y envases tipo brik (como los briks de leche, de zumo, de tomate frito, etc.), independientemente de su tamaño o el grado de suciedad de dichos envases. Es importante también que los envases de gran tamaño se depositen plegados para optimizar el reciclaje. Así pues, el contenedor amarillo es el de los envases, que no de plásticos, ya que cierta parte de la población asocia este contenedor al de plásticos, y no todos los residuos de plásticos se depositan en el contenedor amarillo.

Cartel 'Reciclar noe s cosa de magia'2
Cartel 'Reciclar noe s cosa de magia'2

Entre los residuos impropios depositados erróneamente, se ha detectado la presencia de juguetes (muchos de ellos de plástico), persianas, pequeños electrodomésticos, cubos de fregona, mangueras, ropa, cuerdas, restos de obra, plásticos agrícolas o industriales, envases de herbicidas, envases de medicamentos, etc., así como otros residuos que cuentan con un contenedor específico como vidrio (contenedor verde), envases y cajas de cartón (contenedor azul), basura orgánica y pañales (contenedor normalmente de color gris).

La campaña se iniciará en el mes de septiembre; entre las actuaciones previstas se incluye la difusión de la misma en medios de comunicación (prensa, radio y televisión) del 24 de septiembre al 2 de octubre de 2022, así como el reparto de carteles en aquellas localidades de la provincia en las que se ha detectado el depósito de impropios en el contenedor amarillo de forma continuada.

Está previsto realizar charlas y talleres en centros escolares de la provincia con el fin de concienciar a la población más joven. Se realizará reparto de carteles igualmente durante el desarrollo de dichas actuaciones.

Los residuos “impropios” cuya presencia se ha detectado en el contenedor amarillo, ha supuesto un incremento en el coste de la gestión y tratamiento de los mismos en un importante porcentaje, ya que se requiere efectuar un mayor esfuerzo de separación y selección tras la recogida del contenedor, lo cual implica mayor tiempo y mayor coste de gestión, haciendo el proceso global de reciclaje mucho más complejo. Reciclando evitamos que los productos y materiales se conviertan en residuos, transformándolos en otros completamente nuevos, alargando su vida útil y ayudando a la preservación de los recursos naturales de la provincia de Zamora, de forma que sea más sostenible. Por este motivo, resulta fundamental la colaboración de todos para llevar a cabo un correcto y efectivo proceso de reciclaje.

Miguel de Lucas enseña a los zamoranos cómo reciclar bien para evitar los residuos...
Comentarios