viernes. 23.02.2024

Más de 11.000 científicos de todo el mundo advirtieron una máxima irrefutable y que es ya inevitable "un sufrimiento humano indescriptible" a menos que se tomen medidas radicales apuntadas a reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros factores que contribuyen al cambio climático.

Los científicos advierten y sentencian :"Sobre la base de la información que tenemos, es claro que encaramos una emergencia climática", dijo Thomas Newsome, de la Universidad de Sydney, en Australia, en un artículo publicado este martes en la revista especializada en BioScience. Y remarcó que "los científicos tienen una obligación moral de advertir a la humanidad acerca de cualquier gran amenaza".

Más de 11.000 científicos y especialistas de distintas partes del mundo analizaron la información recogida y publicada durante más de 40 años sobre el uso de la energía, las temperaturas en la superficie terrestre, el crecimiento de la población, la extensión de cultivos, la deforestación, la pérdida de hielo polar, los índices de fertilidad, las emisiones de dióxido de carbono y el producto interior bruto de las naciones.

El que avisa no es traidor 

Desde 1979, cuando se realizó en Ginebra la primera Conferencia sobre Cambio Climático, que los científicos participantes vienen difundiendo la amenaza de este fenómeno, advirtiendo a Gobiernos y a corporaciones sobre la necesidad de adoptar medidas para moderarlo. El artículo se enfoca en las acciones para reducir el daño que causa el cambio climático e incluye indicadores que los investigadores describen como "señales vitales" relacionadas con ese cambio y las áreas que requieren una acción global inmediata. En la publicación se destacan varos indicadores "de la actividad humana" positivos como la disminución de los índices de natalidad y la incorporación creciente de fuentes de energía renovables. Pero el cambio está aquí y hay que frenarlo, la mayoría de los indicadores muestra un panorama "sombrío", incluida la creciente población de ganado para consumo humano, la pérdida de bosques y las emisiones de dióxido de carbono.

En consecuencia, los autores del estudio que hoy será portada en medio mundo, expresaron su esperanza de que estas "señales vitales" orienten a los gobiernos, al sector privado y al público en general a "comprender la magnitud de esta crisis, vigilar los progresos que se logren y reacomodar las prioridades para paliar el cambio climático".

Estas metas "requerirán transformaciones enormes en la forma en que funciona nuestra sociedad global y su interacción con los ecosistemas naturales", señaló la declaración, que enfatizó en seis objetivos o puntos claves para frenar el fin de nuestra sociedad tal y como la entendemos ahora: reforma del sector energético, reducción de los contaminantes de corta duración, restablecimiento de los ecosistemas, optimización del sistema de alimentación, el establecimiento de una economía libre de dióxido de carbono y una población humana estable.

En la publicación también se hizo referencia a un reciente aumento de la atención a este problema", países como Alemania tienen a sus gobiernos muy sensibilizados con este tipo de problemas y los pardidos denominados "verdes" toman protagonismo en Europa aunque solo el 5,6% de los electores tienen en cuenta las políticas de estos en función del clima y la naturaleza. Los organismos gubernamentales formulan declaraciones de emergencia climático, los escolares hacen huelgas, los tribunales procesan demandas por daño ambiental, también los movimientos y asociaciones ciudadanas demandan cambios, y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas responden, aún así el tiempo es ya y actuar es más que necesario no valen declaraciones sino hechos definitivos, la humanidad está en peligro.

La alerta climática está corroborada, once mil científicos no pueden equivocarse y...