martes 18/1/22

Ecologistas en Acción de Zamora denuncia el descontrol de la Junta sobre la ganadería industrial porcina

El censo de ganado porcino en la provincia de Zamora y en Castilla y León sigue creciendo, mientras el de los habitantes sigue bajando

Foto de archivo macrogranja porcina
Foto de archivo macrogranja porcina

Según la última estadística ganadera de 2020, publicada por la Junta de Castilla y León, el número de cerdos en la provincia de Zamora se elevaba a 485.495 animales y sigue aumentando, al igual que en toda la comunidad castellanoleonesa que en ese mismo año llegaba a 4.4 millones de cerdos. Paralelamente, el número de habitantes en Zamora continúa bajando y las cifras de 2020 nos situaban en 172.539 lo que significa que hace dos años tocábamos ya a 2,8 cerdos por cada zamorano.
Las cifras de 2021 aún no se han publicado, pero sí sabemos que en los últimos diez años el censo de porcino ha crecido en un millón de animales en Castilla y León, aunque en ese mismo tiempo se han dado de baja en su actividad cerca de seis mil explotaciones familiares, mientras han ido proliferando otras nuevas de grandes dimensiones, en el caso de Zamora especializadas en muchos casos en hembras reproductoras que multiplican exponencialmente la producción.
Son datos de las plataformas y movimientos vecinales ligados a la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial, en la que participa Ecologistas en Acción, y que cuenta con representación en Castilla y León. También informan de que entre los años 2009 y 2019, los municipios declarados como zona vulnerable a la contaminación del agua por nitratos han pasado de 67 a 387 en Castilla y León, es decir, casi seis veces más. Incluso la propia Junta admite que la superficie de la Comunidad declarada como vulnerable, es decir, en peligro, ha pasado de 2.340 km2 a 14.414 km2.

La denuncia de estos movimientos ha sido constante, ahora renovada por las últimas declaraciones del Ministro de Consumo, Alberto Garzón, que fueron interpretadas torticera e interesadamente en clave electoral por el PP y las grandes empresas que se dedican al negocio de la industria porcina.  Y vienen alertando sobre las consecuencias de este modelo: acuíferos contaminados, pueblos sin agua potable, ganaderos arruinados ante la competencia desleal de este modelo de ganadería industrial, maltrato animal, enfermedades, despoblación…
Un reciente estudio elaborado por Ecologistas en Acción, Ganadería industrial y despoblación, demuestra con datos que en territorios como Zamora este tipo de ganadería no sólo no ha conseguido paliar el proceso de despoblación rural, sino que es un factor que influye negativamente en la evolución demográfica de los pequeños municipios. Y cita entre otros al municipio zamorano de Santibáñez de Vidriales (68.305 cerdos), una de las zonas con censos porcinos más altos de la comunidad, donde la población en el año 2000 era de 1.404 habitantes, frente a los 918 de 2021. Aquí, por cada morador de Santibáñez hay ya 74,4 cerdos compitiendo por el mismo agua y aire para respirar. 

Cierre de pequeñas explotaciones y olvido de la ganadería extensiva

Desde Ecologistas en Acción de Zamora denunciamos la pésima gestión del Gobierno de Castilla y León que, lejos de tomar medidas que controlen el incremento de estas fábricas de carne, cuya peor calidad está contrastada suficientemente por los nutricionistas y personas de sentido común, o vigilar el cumplimiento de la normativa en la gestión de los residuos, facilita a las grandes empresas cárnicas los trámites administrativos para que se instalen aquí. El coste de esta decisión no solo recae sobre la población de estos pueblos, obligados a soportar los olores asociados y la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de los purines, lo que ha valido a España la denuncia de la Unión Europea. También empuja a cerrar a las pequeñas explotaciones, perjudica a otros negocios como el turismo rural e impide cualquier otro desarrollo en estas zonas, obligando a los ayuntamientos a enfrentarse a su propia población y a otras administraciones como la Diputación Provincial a invertir cada vez más elevados presupuestos en la depuración del agua para el abastecimiento.

Un sistema insostenible para el planeta

La ganadería industrial no solo no crea empleo, sino que destruye el que existe y genera grandes emisiones de carbono durante todo el proceso que va de la producción de piensos, al transporte, la exportación…etc. Un sistema absolutamente insostenible para nuestro planeta, cuyo apoyo por parte del Ejecutivo regional y nacional tampoco se sostiene. Y mientras tanto, la ganadería extensiva sigue siendo la gran olvidada en este debate, a pesar de los beneficios medioambientales y las posibilidades que sigue teniendo en el territorio español.
Es inaceptable por tanto que desde las filas del PSOE del Gobierno de España se critiquen las declaraciones de su Ministro de Consumo, irrefutables en cuanto a su veracidad, sean o no oportunas electoralmente, y se continúe permitiendo convertir a nuestro país en la mayor granja porcina de Europa.

En Ecologistas en Acción de Zamora nos sumamos a la petición de una moratoria urgente en la concesión de licencias ambientales y que se cubran todas las plazas vacantes de la Consejería de Medio Ambiente, para poder controlar y en su caso sancionar el incumplimiento de las normas, como han denunciado los 35 jefes y técnicos de Protección Ambiental de CyL, sin medios suficientes para realizar su trabajo. Algo que ya están haciendo otras comunidades autónomas como Cataluña, Navarra y Castilla la Mancha, mientras en toda Europa se abre un debate profundo sobre la conveniencia de la ganadería industrial.

Ecologistas en Acción de Zamora denuncia el descontrol de la Junta sobre la ganadería...
Comentarios