sábado 27/11/21
cancion misionera zamora
cancion misionera zamora

La asociación Cristianos Sin Fronteras (CSF) cumple 50 años. Este movimiento eclesial, derivado en asociación, está detrás de  encuentros e iniciativas de animación misionera de referencia en nuestro país como los multitudinarios Encuentros Misioneros Silos, los Encuentros  y Festivales de la Canción Misionera, Sembradores de estrellas (que actualmente impulsa Obras Misionales Pontificas) o la creación de los VAS (Voluntarios para la Animación y el Servicio), referente en el voluntariado católico de nuestro país que hicieron posible la Jornada Mundial de la Juventud de Santiago de Compostela de 1989 presidida por Juan Pablo II,  que marcó un antes y un después tanto en la organización de las JMJ como de otros eventos multitudinarios dentro y fuera de la Iglesia.

“Fue en torno al Domund del año 1971, cuando un sacerdote diocesano de Burgos, José Valdavida Lobo, se puso en contacto con sor Carmela Suances, hija de la Caridad, por entones en Zamora, para iniciar un ambicioso proyecto de pastoral juvenil misionera que comenzó a caminar con el nombre de Jóvenes Sin Fronteras”, explica la zamorana y actual presidenta de CSF, Irene Martín Ureste. Con este punto joven de partida, la iniciativa se extendió a niños, adolescentes y familias, por la mayoría de diócesis de España, con diferentes propuestas de encuentros y actividades vinculadas a la evangelización que llegan hasta hoy.

Así, el próximo 27 de noviembre, en Zamora, cuna de sus primeros pasos, comenzará la celebración de todo un año conmemorativo de su 50º aniversario. La jornada se celebra en el marco del Pleno de Comprometidos y Colaboradodores de la Asociación que culminará con una eucaristía de acción de gracias presidida por el presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y arzobispo de Pamplona-Tudela, Francisco Pérez,  el Abad del Monasterio benedictino de Santo Domingo de Silos, P. Lorenzo Maté, y el Director nacional de Obras Misionales Pontificias, miembro también de la Congregación para la evangelización de los pueblos del Vaticano, José María Calderón. Esta cita será el punto de partida de un programa de actividades celebrativas que tendrán lugar a lo largo del presente curso pasando por el próximo verano en Santo

Domingo de Silos, uno de los lugares de referencia para la asociación, y desembocando en el Domund de 2022.

“Es el momento de dar gracias a Dios por el regalo que ha supuesto Cristianos Sin Fronteras para varias generaciones de niños, jóvenes y familias: Ha sido espacio de encuentro con Jesús y con los demás, escuela de pastoral para muchos grupos y movimientos, taller de comunión y sinodalidad eclesial y modelo referente de cómo ser y estar en una Iglesia en marcha y misionera”, expone Martín Ureste sobre esta asociación que fue la primera en España en identificarse con la expresión ‘Sin Fronteras’. “Mucho antes de que otras entidades y ONGs lo escogieran como apellido, para nosotros ese ‘Sin Fronteras’ ya era nuestra razón de ser discípulos misioneros”.

“Ahora que se nos invita a todos a ‘caminar juntos’, en sinodalidad, en Cristianos Sin Fronteras llevamos algo recorrido, porque desde nuestra raíz siempre hemos trabajado mano a mano sacerdotes, religiosos y laicos de muy diferentes carismas y diócesis, sabedores de que nos une una misma misión, apostando por la unidad en la pluralidad de dones que nos enriquecen”, subraya la presidenta de CSF. “Y es el momento de  seguir trabajando con renovada ilusión y esperanza, con una pastoral conjunta no sectorizada, haciendo Iglesia en salida, ‘callejeando’ el Evangelio” en este nuevo tiempo del Espíritu”.

Cristianos Sin Fronteras cumple 50 años “callejeando” la misión
Comentarios