domingo. 03.03.2024
dieta_fodmap
dieta_fodmap

En la actualidad, son cada vez más frecuentes los problemas gastrointestinales como gases, hinchazón, dolor abdominal e incluso diarrea. Para tratar de paliar sus síntomas y ayudar a las personas que los padecen, se desarrolló la dieta fodmap, de la que tanto se habla últimamente. 

El término FODMAP proviene de las siglas en inglés de Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables. Se trata de cierto tipo de hidratos de carbono y alcoholes de azúcar, que se ha comprobado que son los culpables de numerosos problemas digestivos en las personas propensas a ello. Por ello, una dieta baja en fodmap es la indicada para quienes padecen del síndrome del intestino irritable (SII). 

El plan de alimentación fodmap suprime alimentos vegetales ricos en hidratos de carbono de cadena corta fermentables. Es una dieta reducida en azúcares que elimina alimentos que contienen almidón resistente; así como refrescos y bebidas carbonatadas con edulcorantes artificiales, dulces comerciales, procesados con azúcares añadidos o el vino tinto.

 

¿Qué alimentos son compatibles con la dieta del Fodmap?


Aunque podría parecer que es una dieta excesivamente restrictiva, lo cierto es que es compatible con un gran número de alimentos. Además existen numerosas alternativas para sustituir aquellos alimentos no compatibles con un plan de alimentación fodmap. Al contrario de lo que muchos piensan, no todos los tipos de frutas son incompatibles con la dieta fodmap. Los cítricos como: naranjas, mandarinas, limones, limas o  kiwi; así como las fresas o la piña se pueden comer con libertad dentro de un plan de alimentación fodmap. En cuanto a las verduras, la calabaza, las berenjenas, la zanahoria, los pimientos, los pepinos, los tomates, los calabacines, los espárragos, las espinacas, la lechuga, la rúcula, o el rábano están permitidos. 

Una de las premisas de este tipo de dieta es eliminar los lácteos; por lo que resulta necesario sustituirlos por alternativas como: variedades de leches sin lactosa, otras bebida de soja, leches vegetales como la de almendras o arroz y coco o quesos como el parmesano, el cheddar o el suizo. Sin embargo, los diferentes tipos de proteínas se pueden incluir sin ningún inconveniente en una dieta fodmap: pollo, ternera, pescado, huevos, cerdo o tofu. 

Uno de los tipos de alimentos a los que más atención hay que prestar atención de cara a implementar una dieta fodmap son los panes y los cereales. Se deben primar los alimentos sin glutén y la avena o la harina de maíz. La quinoa  y los frutos secos como las nueces, los piñones o los cacahuetes también son buenas alternativas; así como las semillas de girasol, de calabaza, de linaza, o la chía. 

 

Cómo llevar a cabo la dieta Fodmap


Este plan nutricional se compone de dos fases: una primera, que se aplica durante entre cuatro y ocho semanas, en la que se lleva a cabo una restricción total de los alimentos fodmap. Tras la que se lleva a cabo una segunda fase en la que se irán reintroduciendo los alimentos eliminados para comprobar a los que realmente es intolerante cada persona. Tras la que se lleva a cabo una segunda fase en la que se irán reintroduciendo los alimentos eliminados para comprobar a los que realmente es intolerante cada persona. Además, se recomienda cocinar los alimentos a la plancha, en papillote, al vapor o en el horno o microondas, evitando totalmente los rebozados, las frituras y los empanados.

Descube en qué consiste la dieta de moda FODMAP