lunes. 28.11.2022

¿Cómo será la muerte en el futuro?

Revivir como robot humanoide, la inmortalidad en el metaverso y criogenizarse, proyectos para el tratamiento de las personas tras fallecer

Realidad virtual vía Salamancartvaldia.es
Realidad virtual vía Salamancartvaldia.es

Casi una cuarta parte de los españoles reviviría como robot humanoide, el 24% desearía desearía la inmortalidad en el metaverso y un tercio querría criogenizarse. Así se recoge en el informe 'Barómetro Funos del Sector Funerario 2022', el comparador de precios de funerarias españolas.

La forma cómo se realizarán los funerales en el futuro y el tratamiento que se dará a las personas después de su muerte es otro tema que comienza a interesar a quienes ven como un negocio la prolongación de la vida a través de la realidad virtual más allá de la muerte. La actividad funeraria y aseguradora no escaparán de estos proyectos futuros, aunque su adopción pueda ser lejana, señala Funos.

Ya están en desarrollo estudios científicos y proyectos empresariales para almacenar datos de las personas en vida y utilizarlos después de su muerte. Tecnologías para preservar la mente humana, convertir a los humanos en robots, la posibilidad de revivir a las personas congeladas mediante la criogenización o mantenerlas vivas en el metaverso.

A través del metaverso -los entornos virtuales a los que se accede a través de ordenadores y gafas de realidad aumentada- las personas tendrán diversas opciones para planificar su muerte o inmortalidad. La esperanza de ser inmortales que ha acompañado al hombre históricamente, de cierta manera podría materializarse pronto, apunta la comparadora en su estudio.

La inteligencia artificial está haciendo posible que una persona dé un discurso en su propio funeral o asista a su ‘resurrección digital’. Por ejemplo, el estudio hace referencia e un experimento en Corea del Sur realizado en 2020, una madre pudo reunirse y compartir nuevamente con su hija fallecida. El evento tuvo lugar durante un programa de televisión llamado Meeting You, que reúne a familias perdidas. Mediante unos auriculares de realidad virtual y guantes sensibles al tacto, la madre pudo hablar e interactuar con su hija, cuyos movimientos y forma de hablar fueron reproducidos por medio de esta tecnología.

Las posibilidades que ofrece la nueva tecnología experimental del metaverso en este sentido son muy grandes. La plataforma británica de realidad virtual Somnium Space está ofreciendo un servicio inmersivo de “inmortalidad a través del modo 'Live Cómo será la muerte en el futuro Forever'”. Las personas que se registren en la plataforma tendrían la posibilidad de hablar con sus seres queridos, incluso después de su muerte. Para ello, la compañía recopila datos personales de sus clientes y después los usa para “revivir” en el metaverso los perfiles de las personas fallecidas.

Morir sin morirse

Una virtud del metaverso es que permite a las personas asistir a su propio funeral sin necesidad de morirse. Pero también, por medio de la tecnología del metaverso y la inteligencia artificial, las funerarias podrán mostrar con exactitud a sus clientes el servicio que le prestarán. Hay quienes antes de morir dejan claro a su familia cómo les gustaría que fuera su funeral y anticipar todos los detalles.

Los funerales virtualizados a través del metaverso tienen la ventaja de permitir a las personas saber cómo sería su propio entierro o cremación, explica Funos. Interactuar con familiares y amigos durante el velatorio e invitar solo a las personas más queridas. También ofrecen la posibilidad de organizar el funeral de una mascota o convertirse en una actividad divertida para adolescentes. Desde el funeral para celebrar el fin de una relación amorosa o un trabajo no deseado, hasta el funeral de un amigo que se quiere “morir” porque reprobó el año.

Funos investigó qué piensan los españoles sobre este tema y los resultados fueron sorprendentes. Más de la mitad de los españoles (59%) no desea que se cree un perfil suyo con todas sus características humanas en el metaverso con la finalidad de mantener su espíritu con vida después de la muerte. Pero una cuarta parte de la población se siente atraída por esta idea (24%), mientras que un 17% manifiesta dudas al respecto. Es decir, un cuarto de los españoles están dispuestos a revivir en el metaverso después de morir

Robots con memoria humana

El CEO de Tesla, Elon Musk, está trabajando en un proyecto para fabricar robots humanoides llamados Optimus. Cuando estén listos dentro de unos años, los primeros robots serán probados en las fábricas de automóviles de la compañía de coches. El multimillonario más rico del mundo considera que en el futuro el trabajo duro en el hogar y las fábricas debe ser desarrollado por máquinas. Las personas que se beneficiarían de estos adelantos tecnológicos, podrían ser empleadas en otros campos.

Casi una cuarta parte de los españoles querrían revivir en un robot después de morir. En el estudio de Funos casi dos terceras partes de los españoles (63%) dijo no estar de acuerdo en convertirse en un robot después de su muerte. A otro 23% le gusta esta idea y el restante 15% respondió que quizás le interesaría.

En el futuro los robots humanoides, los implantes cerebrales en los que trabaja Neuralink, otra de las compañías de Musk, y el almacenamiento de datos, podrían hacer posible que las funciones cerebrales y la memoria de personas fallecidas sean transferidas a los robots.

Si las investigaciones de Neuralink tienen éxito, será posible restaurar la funcionalidad de todo el cuerpo humano en personas con lesiones en la médula espinal, por ejemplo. La expectativa de vida de las personas tenderá a crecer y las estadísticas de muerte a disminuir.

Pero a los españoles la transferencia de la memoria humana a un sistema de memoria digital (ordenador, disco duro o la nube), de modo que dicha memoria se mantenga viva y accesible para siempre, tampoco les agrada. 50% respondió que no lo haría; 35% de los encuestados dijo que sí y 15% respondió que quizás.

Criogenización

La criogenización consiste en la preservación del cuerpo humano congelado para evitar el deterioro de células y tejidos orgánicos. Para lograrlo, el cuerpo es sumergido en un baño de nitrógeno líquido y compuestos anticongelantes dentro de una cápsula a 196 grados bajo cero, sin que el cuerpo forme cristales de hielo.

Desde un punto de vista meramente teórico, a pesar de haber fallecido clínicamente, estas personas sometidas a un proceso de criogenización no se encuentran muertas sino que su vida ha sido detenida con la esperanza de que pueda ser revivida en el futuro.

Estados Unidos es el país que mejor ha desarrollado esta técnica de preservación de cuerpos a la espera de ser revividos alguna vez. Pero hay otros países, incluyendo a España, donde a pesar de no estar regulado el servicio es ofrecido por empresas. Estadísticas publicadas por la americana Cryonics Institute, señala Funos, indican que hasta diciembre del 2021 el servicio de criogenización había sido contratado por otros 20 ciudadanos de España. Alrededor del mundo se estima que el número de personas criogenizadas llega a unas 2.000.

Un tercio de los españoles querría criogenizarse. Sobre la criogenización o congelamiento del cadáver para ser revivido en el futuro cuando se descubra una cura para la enfermedad que provocó la muerte, la mayoría (56%) no está de acuerdo. pero lo sorprendente es que casi un tercio (32%) sí estaría dispuesto a someterse a este tipo de tratamiento de preservación del cuerpo humano.

Toda la información en Salamancartvaldia.es

¿Cómo será la muerte en el futuro?
Comentarios