sábado 19/6/21

Se hallan en Toro restos de la que fuera segunda muralla de la ciudad

Ayer mismo el alcalde de la localidad anunciaba el hallazgo de los restos arqueológicos de la segunda muralla de la ciudad de Toro 
restos muralla
restos muralla

El hallazgo arqueológico de hace unas semanas durante las obras en la calle de San Lorenzo el Real, pone de manifiesto que Toro y su alfoz no dejan de dar buenas noticias a su patrimonio.

En los trabajos de reacondicionamiento que se llevan a cabo en la calle de San Lorenzo el Real, han aparecido los restos de lo que fue una de las puertas de la segunda muralla que tuvo la ciudad de Toro, la Puerta de Morales. Se ha descubierto la cimentación de uno de sus laterales, desvelando además que junto a la puerta existía un cubo de muralla, siendo al parecer la única puerta de dicha muralla que estaba flanqueada por cubos.

En su anuncio Tomás del Bien explica parte de la historia de donde vienen las murallas de Toro: 

"La ciudad tuvo una primera muralla, de carácter eminentemente defensivo y que discurría entre el Alcázar y la zona de la Magdalena. Con posterioridad, se construiría la segunda, en la época de Fernando II, de cal y Canto, y de la que conservamos varios tramos y dos puertas, la del Mercado y el Arco del Postigo. En esta también estaban las desaparecidas puertas de San Román de Hornija, la de Morales, la de Pozoantiguo y la de Adalia, más el Portillo de San Sebastián, documentado y que debía situarse en la calle Trascastillo. Al exterior está muralla tenía un imponente foso y en algunos lugares llegaba a los diez metros de altura. De sus rondas internas conservamos joyas urbanísticas como la costanilla de San Lorenzo, la calle Odreros, Trascastillo, Abrazamozas y costanilla De San Pedro. Las puertas articulaban los ejes principales de la ciudad. La tercera muralla, de la que conservamos las puertas de Corredera y de Santa Catalina, ya es del siglo XIII.

Pues aquí un breve apunte sobre Toro y sus murallas. Los restos encontrados son testimonios de la historia de nuestra ciudad, y han sido medidas y estudiados por los arqueólogos y amplían los vestigios que nos dicen de la tremenda importancia de nuestra ciudad finalizaba su explicación el alcalde. 

El patrimonio toresano tiene un baluarte en el turista que va a visitarlo pero también en un alcalde volcado con la historia de la ciudad y con su conservación.

Comentarios