miércoles. 29.05.2024

Investigado por quintuplicar la tasa de alcohol al volante en la carretera entre Moraleja y Venialbo

Los hechos sucedieron el pasado día 4 de abril cuando una patrulla del Puesto de Moraleja del Vino observó una conducción anómala por parte del conductor de un turismo y que tras el alto presentaba "signos evidentes de estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas"

El investigado, así como las diligencias instruidas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Zamora

Investigado por conducir bajo los efectos del alcohol
Investigado por conducir bajo los efectos del alcohol

La Guardia Civil está comprometida con la disminución de la siniestralidad en las carreteras españolas. Para ello desempeña las funciones que la legislación le encomienda de vigilancia y control del tráfico y del transporte en las vías públicas interurbanas.

El pasado día 4 de abril, una patrulla en servicio de Seguridad Ciudadana del Puesto de Moraleja del Vino (Zamora), tras observar conducción anómala por parte del conductor de un vehículo tipo turismo, en el kilómetro 6,000 de la carretera provincial ZA-610, lo requieren para su identificación y aprecian en el mismo signos evidentes de estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas motivo por el cual requieren la presencia de Agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Zamora.

Para el citado punto se trasladó la Unidad de Investigación de Siniestros Viales de Zamora a fin de realizar las correspondientes pruebas de detección de alcohol y confeccionar las correspondientes diligencias debido a que el conductor presentaba síntomas evidentes de estar bajo la influencia de bebidas alcohólicas y también por haber superado la tasa legalmente establecida al quintuplicar la misma ya que arrojó un resultado de 1,45 mg/l.

El investigado, así como las diligencias instruidas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Zamora.

Se recuerda que la ingesta de bebidas alcohólicas, así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. 

Investigado por quintuplicar la tasa de alcohol al volante en la carretera entre...