lunes. 20.05.2024
Miguel Manzano
Miguel Manzano

Manzano deja un legado imborrable en el ámbito de la música, tanto por su labor como compositor y director, como por su contribución a la preservación y difusión del patrimonio musical tradicional de Zamora y de España en general.

Desde una edad temprana, Manzano demostró su pasión por la música, realizando estudios tanto eclesiásticos como musicales en distintos conservatorios y escuelas de renombre. Su formación incluyó la música clásica, la música sacra y el folklore, abarcando una amplia gama de disciplinas musicales que luego aplicaría en su vasta carrera.

Uno de los hitos más destacados de la carrera de Manzano fue su designación como organista de la catedral de Zamora en 1957, un puesto que desempeñó con distinción durante más de una década. Además, ejerció como maestro de coro en el Seminario Mayor de Zamora, contribuyendo así al enriquecimiento del repertorio coral de la región.

A lo largo de los años, Manzano destacó por su prolífica producción musical, abordando tanto composiciones religiosas como obras inspiradas en la música tradicional española. Su estilo innovador y su habilidad para fusionar elementos de la música clásica con la música popular le valieron el reconocimiento de sus pares y del público en general.

Además de su labor como compositor y director, Manzano se destacó como investigador y académico, realizando importantes estudios sobre el folklore musical de Zamora, Castilla y León, y otras regiones de España. Sus publicaciones y trabajos de investigación han contribuido significativamente al conocimiento y la preservación de la rica herencia musical del país.

El legado de Miguel Manzano perdurará en la memoria de todos aquellos que tuvieron el privilegio de conocer su música y su labor. Su incansable dedicación a la música y su profundo amor por la cultura tradicional española lo convierten en una figura insustituible en el panorama musical del país. Que descanse en paz.

El padre de Alollano, de canciones míticas del cancionero zamorano, seguro que tiene ya su sitio en el cielo musical.El “Christus Factus Est” y el “Crux Fidelis” que se entonan durante la procesión del Espíritu Santo o el “Jerusalem” del Lunes del Cristo de la Buena Muerte harán pasillo a la entrada celestial de este gran musicólogo fallecido a los 90 años. 

La capilla ardiente está instalada en el Tanatorio Sever de Zamora.

En el conservatorio de Zamora que lleva su nombre siempre se le recordará como el maestro vivo de la música zamorana.

Miguel manzano
Miguel manzano

Fallece Miguel Manzano, el genio de la música zamorano