jueves. 11.08.2022

Detenido en la provincia de Zamora un conductor que circulaba sin permiso, con la ITV vencida y tras haber consumido cocaína

Esta persona hizo caso omiso a las señales de los agentes, entrando a la localidad de San Esteban del Molar abandonando el vehículo para intentar huir a pie
Foto archivo Guardia Civil
Foto archivo Guardia Civil

 La Guardia Civil de Zamora, más concretamente componentes del Destacamento de Tráfico de Benavente, han investigado el pasado viernes a un vecino de Valladolid como supuesto autor de un delito contra la seguridad del tráfico, ya que conducía su furgoneta habiendo perdido la vigencia de su permiso de conducción. Tras dar el alto al vehículo en la A-6 a la altura de San Esteban del Molar, el conductor hizo caso omiso a las señales de los agentes, entrando a la localidad y abandonando el vehículo para intentar huir a pie.

Una vez localizado el vehículo estacionado en el núcleo urbano de San Esteban del Molar, los agentes iniciaron la búsqueda por la localidad y sus alrededores, encontrando al infractor en una gasolinera cercana, donde había quedado con unos familiares para que lo recogiesen.

Una vez verificada la identidad de esta persona, coincidente con la titularidad del vehículo, se le realizó la prueba indiciaria para detectar la presencia de drogas en el organismo, arrojando un resultado positivo en cocaína. Tras verificar los datos del vehículo, la ITV de la furgoneta también figuraba vencida, constándole numerosos antecedentes relativos a la seguridad vial.

El ciudadano implicado ha sido investigado como supuesto autor de un delito contra la seguridad vial y las diligencias policiales han sido remitidas al Juzgado de 1ª instancia e instrucción de la localidad de Villalpando (Zamora). Asimismo, ha sido denunciado por infracciones a los reglamentos generales de circulación y vehículos.

La ingesta de bebidas alcohólicas, así como la de drogas y sustancias tóxicas influye en el conductor de un vehículo con la disminución de la capacidad sensorial, de reflejos y de atención en la conducción, desvirtuando la percepción de la realidad, determinando una conducción inapropiada y creando un concreto peligro para la vida propia y del resto de los usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un siniestro vial.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 € de sanción y penalmente podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. 

Detenido en la provincia de Zamora un conductor que circulaba sin permiso, con la ITV...
Comentarios