domingo 24/10/21

Tiempo de patatas: así se recolectaba antaño

Algunos pueblos de Aliste mantienen la tradición de recoger el tubérculo con arado tirado por burros

 

Tirando de arado para remover la tierra
Tirando de arado para remover la tierra

Antes de las 8 de la mañana se ponen en pie para estar temprano en la tierra y evitar los calores que aún aplanan durante el mes de septiembre. Hay que doblar el lomo y se hace mejor con la "fresca". Llega el tiempo de recoger las patatas y se hace como antaño. No hay máquinas; solo un agricultor arando los surcos con un arado arrastrado por dos burros.

Aunque la recolección de la patata se ha mecanizado en toda España, en algunos pueblos de Aliste se mantiene la recogida tradicional. Son casos ya testimoniales, pero existen. Como en Castro de Alcañices.

En este municipio que raya con Portugal algunos agricultores mantienen la crianza de burros para las labores del campo en un terreno dividido por "cortinas" que delimitan las piedras. En estas circunstancias, introducir maquinaria resulta complicado.

La jornada comienza con el arado para sacar la patata a la superficie y continúa con los vecinos con recipientes variados para ir recogiendo las patatas.

Recolección de patatas en Castro de Alcañices

Después y con cuidado se depositaban en sacos o en el carro, para después llevarlas a casa donde se realiza la clasificación por tamaño para su posterior almacenamiento.

Los tubérculos que se cultivan en la zona son de secano, "solo tienen el riego que les cae del cielo", aseguran en el pueblo, y son "muy sabrosas".

Hace décadas, el día de recogida de patatas era una jornada de reunión entre vecinos y familiares que, tras la faena, se sentaban en torno a una gran comida. Ahora, la recolección se limita a la familia, aunque no faltan las viandas a media mañana para reponer fuerzas.

sacos de patatas

Estos pequeños productores contribuyen a que Castilla y León sea la principal productora nacional de patatas y la que mayor superficie destina a este cultivo, más de 19.000 hectáreas en 2019, un 28%% del total de España. Las mayores superficies se cultivan en Valladolid, Salamanca, Burgos y Segovia.

Comentarios