viernes 21/1/22

Cuatro de los seis vecinos de Escuredo han sido denunciados por la Guardia Civil del puesto de Mercado del Puente por encontrarse en la calle durante el confinamiento y se quejan del "exceso de celo" de los agentes y la falta de "interés y ayuda" de estos agentes durante el estado de alarma.

Escuredo es una de las pequeñas localidades de Sanabria que, durante los meses de invierno, apenas tiene habitantes. Cuando llega el verano, como todos los pueblos cercanos al Lago de Sanabria y como la mayoría de los pueblos zamoranos, se llena de vida pero, hasta que eso llegue, son pocos los que se mantienen allí.

En la actualidad, aunque algunos meses de invierno los pasan lejos de Escuredo, son seis los vecinos que residen en la localidad. Tres matrimonios que pasan sus años de retiro en el paraíso sanabrés que tiene muchas bondades pero también algunos problemas.

Uno de los principales problemas de Escuredo es la falta de cobertura de telefonía móvil ya que únicamente llega Movistar a la localidad y no siempre en buenas condiciones por lo que las tres vecinas del pueblo decidieron salir el pasado 14 de abril a comunicarse con sus familiares. Lo hicieron, según estas vecinas, acompañadas para no salir solas fuera del casco urbano y cuando ya comenzaba a anochecer.

Olimpia de la Concepción Vara Alves, María de las Concepción Escuredo Barrio y María del Carmen Barrio Montero no llegaron al lugar donde podían comunicarse con sus familiares ya que, por el camino, se encontraron con una patrulla de la Guardia Civil. María del Carmen Barrio estaba sobre aviso ya que, unos días antes, el 25 de marzo, su marido, Félix Barrio Ferrero, había sido denunciado al encontrarse en una de las tres calles de la localidad.

Las tres vecinas decidieron, aunque siempre según su versión no estaban haciendo nada ilegal, esconderse, pero la Guardia Civil les interceptó y decidió denunciarlas por encontrarse en la vía pública en pleno estado de alarma. En este momento las tres vecinas decidieron explicarle a la Benemérita los motivos de su salida fuera del casco urbano pero los dos agentes mantuvieron su intención de denunciarlas.

Los seis vecinos de Escuredo que, en condiciones normales viven unas condiciones de aislamiento al no tener servicios en el pueblo y quedar apenas media docena de vecinos allí, han visto agravada su situación al no poder comunicarse con sus familiares ya que, durnate varias horas del día, ni siquiera hay cobertura para hacer una llamada.

Además, denuncian estos vecinos que, han sabido, gracias a alguna de las comunicaciones que han podido hacer con el exterior, que la situación en otros pueblos de la zona como Rosinos, Doney de la Requejada o Monterrubio es parecida, incrementándose las vigilancias de la Guardia Civil durante el estado de alarma. "No han permitido a los vecinos de estas localidades algunas actividades como cortar leña, sembrar, recolectar o realizar labores de mantenimiento de las colmenas, al no ser actividades de primera necesidad" denunciar una hija de las seis vecinas de Escuredo.

"Este incremento de visitas por parte de los guardias civiles del puesto de Mercado del Puente no ha tenido por objeto interesarse por las dificultadas que pudieran estar atravesando estas personas mayores, ni tan siquiera facilitar el tan preciado material sanitario, como así ha ocurrido en otras localidades, acaso porque los agentes deducen que cualquier otro sitio donde reparten mascarillas y guantes reúne mejores condiciones para la propagación del virus. Sin embargo, no pueden estos vecinos de avanzada edad dejar de ver estas inusuales visitas como un estéril exceso de celo por parte de los Agentes en la persecución de pequeños ilícitos administrativos que recuerda el de otros tiempos" sentencian los vecinos de Escuredo.

Los seis vecinos de Escuredo se quejan del trato de la Guardia Civil de El Puente de...
Comentarios