martes. 28.05.2024
Lobo. Fotografía de achivo
Lobo. Fotografía de achivo

Casi un ataque de lobo al día en la provincia, así son las cifras que deja el año 2022, estremecedoras. Esa es la situación a la que se enfrentan los ganaderos de Zamora. Una situación que se ha visto agravada tras incluir, en 2021, al lobo entre las especies protegidas y que ha convertido a la concentración de manadas en un auténtico peligro para el ganado.

Solamente el año pasado se produjeron 300 ataques, casi uno al día, en ellos, murieron 1.131 cabezas de ganado; 100 correspondiente al sector vacuno y 1.025 al ovino-caprino. En Castilla y León, 5.086. Una situación que se ha visto incrementada con la aplicación de la orden TED/980/2021, por la que se modificaba el Real Decreto 139/2011 para incluir al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Ante esta situación, las organizaciones agrarias piden un consenso que compatibilice la población del lobo y el mantenimiento de la ganadería extensiva, ya que es una pieza fundamental, tanto para la pervivencia de las zonas rurales, como para la preservación de los valores naturales, paisajísticos, gastronómicos y culturales de las mismas.

En zonas valladas y en zonas que no, los lobos consiguen acceder hasta el ganado y acabar con él para alimentarse. Una situación "inviable" para cualquier actividad ganadera en la provincia, según apunta la alianza COAG-UPA de Zamora. Y es que, su incidencia en los ataques, la importancia que tienen, la ubicación y la existencia de numerosas explotaciones en Zamora "hace imprescindible su control".

Los ganaderos no pueden soportar un solo ataque más a sus rebaños. Las pérdidas económicas son graves y grandes, "no puede prevalecer la proliferación del lobo frente a la supervivencia de las familias que tienen en la ganadería su medio de vida".

Los lobos "arrasan" en Zamora y dejan una cifra escalofriante: Más de 1.100 cabezas de...