miércoles. 21.02.2024
Ternero con ceguera afectado por la EHE en una explotación en Sayago. Fotografía: CEDIDA
Ternero con ceguera afectado por la EHE en una explotación en Sayago. Fotografía: CEDIDA

El mosquito culicoides resiste a la llegada del frío. Con temperaturas ya de pleno invierno, este vector se resiste a abandonar las explotaciones bovinas de la provincia y, con ello, a levantar la presión sobre los ganaderos que han visto cómo desde el inicio del verano han perdido a 1.065 cabezas de vacuno por efecto de la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica (EHE). 

Los datos acumulados de los últimos diez días reflejan seis nuevas cabañas ganaderas afectadas, con lo que ya suponen un total de 475. El total de reses afectadas alcanza las 9.508 -32 más que la semana pasada y un incremento del 0,34%-, lo que se traduce en una morbilidad del 18,18%. 

Si atendemos a los datos de mortalidad, los servicios veterinarios de la Delegación Territorial han anotado 21 nuevos decesos en forma de cabezas de vacuno perdidas por la enfermedad. Con ellas ya son 1.065 las vacas muertas, lo que deja una mortalidad del 2%. 

En cuanto a la fauna silvestre, el Servicio Territorial no disponen de nuevos datos, por lo que se mantienen los cinco casos positivos, de los cuales dos se han producido en las explotaciones cinegéticas de Bermillo de Sayago y Faramontanos de Tábara con un toral de 19 animales muertos entre ambas. Además, se suman tres muestras positivas extraídas en animales de los cotos de caza ubicados en Vagalatrave -uno de ellos la cierva muerta por sintomatología compatible-, Figueruela de Arriba y Pozuelo de Tábara donde se han comunicado 22 venados muertos. 

Por su parte han dado negativo las pruebas realizadas a dos ciervos muertos en Villardeciervos y Ferreras de Abajo. Desde el Servicio Territorial han constatado cinco avisos en diferentes localizaciones de los términos municipales de Bermillo de Alba, Pozuelo de Tábara, Gallegos del Río, Carbajales de Alba y Tábara por la presencia de cuerpos, si bien no ha sido posible la toma de muestras por diferentes razones (cadáver en estado autolítico o no aparición del cadáver tras el aviso de avistamiento de un animal con síntomas).

La EHE suma seis nuevas explotaciones afectadas y 21 vacas muertas en la provincia