lunes. 22.07.2024
Fotografía de archivo apicultor
Fotografía de archivo apicultor

Los últimos años han sido particularmente "difíciles" para los apicultores de Zamora, enfrentándose a una serie de desafíos que han complicado su labor, según destaca el secretario técnico de la asociación Unión de Profesionales de Apicultores de Zamora ‘Apis Durii’, Francisco Alonso Anta.

Una de las principales dificultades reside en la competencia 'desleal' de productos apícolas de terceros países, especialmente la miel que ingresa al mercado local con precios "extremadamente bajos". Así, ha asegurado que se estima que "el 43% de la miel disponible podría estar adulterada, proveniente de lugares como Turquía o el Reino Unido". Este fenómeno ha llevado a que las grandes industrias no adquieran miel de los apicultores locales, afectando negativamente al mercado y forzando la venta de la miel a precios "irrisorios".

La situación económica se ha visto agravada por la falta de demanda, resultando en ventas a precios desfavorables, una tendencia que "parece repetirse este año". Además, la guerra en Ucrania ha contribuido a la complejidad de la situación, generando impactos adicionales en el mercado apícola.

A pesar de estos desafíos, se destaca la resiliencia de los trabajadores con la incorporación "constante de nuevos apicultores", a pesar de que este flujo se ha visto reducido en comparación con años anteriores. La entrada de seis a quince profesionales al año, aunque no despreciable, "contrasta con los obstáculos económicos y la incertidumbre del mercado".

Los incendios de 2022 también dejaron un impacto significativo, afectando no solo económicamente sino también siendo "un golpe moral" para los apicultores. Actualmente, se estima que hay 650 apicultores en la provincia, gestionando alrededor de 43.000 colmenas en total. A pesar de los desafíos, la determinación de la comunidad apícola persiste en medio de este panorama complejo.

Los desafíos que ponen en jaque a los apicultores zamoranos: miel importada y...