viernes. 21.06.2024
Ansakis presente en un pescado. Fotografía de archivo
Anisakis presente en un pescado. Fotografía de archivo

El Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europea (RASFF) ha lanzado una advertencia tras identificar la presencia del parásito anisakis en huevas de merluza durante un control sanitario en la aduana.

Los productos contaminados no llegaron a ingresar al país ni a los circuitos comerciales, aunque existe la preocupación de que otras remesas puedan haber evadido los controles y estar en el mercado español. Por lo tanto, se insta a la población a abstenerse de consumir este producto. El consumo de pescado, especialmente crudo, siempre conlleva el riesgo de infecciones por anisakis.

La alerta se emitió tras descubrir anisakis en huevas de merluza provenientes de Marruecos, destinadas al mercado español. Esta situación ha generado críticas por parte de las organizaciones de consumidores debido a la falta de información detallada en las alertas emitidas por el RASFF.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) establece que los productos pesqueros no deben venderse si contienen parásitos visibles. Se sabe que especies como la merluza y las anchoas pueden albergar este parásito, que causa graves problemas digestivos.

Para prevenir infecciones por anisakis, el Comité Científico de la AESAN recomienda comprar pescado limpio, sin vísceras, y cocinarlo completamente a más de 60º C durante al menos un minuto. Se puede verificar que el pescado está bien cocido si la carne se separa fácilmente de la espina y tiene un aspecto mate. Estas mismas instrucciones se aplican a la preparación de crustáceos.

Alerta alimentaria por la presencia de anisakis en un pescado procedente de Marruecos