domingo. 23.06.2024
Agua fría. Fotografía de archivo
Agua fría. Fotografía de archivo

Una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha revelado que el 41% de los españoles opta por beber agua mineral envasada en sus hogares, principalmente debido al mal sabor del agua del grifo, cuya calidad varía según la región. Este hallazgo, basado en una muestra representativa de 1,100 personas de entre 25 y 80 años, resalta las preferencias y tendencias de consumo en el país.

Las diferencias en el consumo de agua mineral son notables entre las distintas regiones de España. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana y Cataluña, más del 65% de los residentes eligen agua envasada, mientras que en Madrid y el País Vasco este porcentaje es inferior al 11%. Estas disparidades reflejan las variaciones en el sabor del agua del grifo y las preferencias individuales de los consumidores.

Un factor determinante en la elección del agua envasada es el precio. OCU ha observado grandes diferencias de precio entre las principales marcas de aguas minerales sin gas envasadas en España. Desde los 0,13 €/l de Fontecabras hasta los 6,67 €/l de Cazorla Flor. Esta última se vende en una botella de cristal peculiar, mientras que otras marcas más económicas son de distribución, como Dia, Mercadona y Carrefour.

Asimismo, OCU destaca las variaciones de precio entre ciudades, con Sevilla y Málaga como las más económicas y Valencia como la más cara. Una familia de cuatro que consuma agua mineral envasada puede gastar hasta 496 €/año, frente a los 5,25 €/año que gastaría con agua del grifo.

OCU recomienda priorizar el agua del grifo siempre que sea posible, optando por aguas minerales locales para reducir el impacto ambiental y los costos. Además, sugiere comprar en envases de mayor capacidad para ahorrar aún más. Sin embargo, una vez abierta, el agua mineral debe consumirse en pocos días y almacenarse adecuadamente para mantener su calidad.

El 41% de los españoles prefiere beber agua mineral envasada