miércoles 1/12/21

Zamora está a la cola de cobertura de banda ancha en la provincia. En 2017 aumentó hasta situarse en el 80,8%, pero en el resto de la comunidad ya llega al 90%. Esto sitúa a nuestra provincia entre las últimas de todas las provincias españolas. Además, a medida que crece la velocidad la cobertura es peor, en Zamora solo llega a casi toda la provincia la banda ancha de dos megas. En consecuencia, estos datos sitúan a Zamora a unos 35 puntos por debajo de la media Española.

La cobertura de dos megas solo permite una actividad básica por internet, así que es necesario una cantidad de megas mayor si se quiere utilizar la conexión online para un uso más profesional. Hasta 10 megas sería la media necesaria para un uso familiar o empresarial, pero esta cobertura solo llega al 80,54% de la provincia. Pero si hablamos de una banda ancha rápida que llegue a los 30 o más de 100 megas la diferencia de Zamora con el resto del país se va ampliando con una cobertura del 55,34% en el caso de los 30 megas y de un 44,58% en el caso de los 100.
El tecnología ADSL es la que está más presente en las casas zamoranas llegando a poco más del 80%; sin embargo, solo llega al 40,03% de los hogares cuando hablamos de fibra óptica. Además, el acceso a las tecnologías es muy diferente dependiendo del número de habitantes de la localidad a la que nos refiramos: ninguna población de Castilla León de menos de 1000 habitantes puede disfrutar de velocidades altas, llegando solo al 1,3% de los municipios de más de 2000 habitantes.

Por su lado, la cobertura móvil 4G llega a todos los municipios más grandes pero va disminuyendo a medida que la población se reduce llegando a una cobertura del 31,5% en las regiones con menos de 100 habitantes. Esta escasez tecnológica en Castilla y León motivaron que en la agenda del ministerio de Fomento se incluyera el plan para que en el 2020 llegue a toda la comunidad la cobertura de 30 megas, aunque las normas de la Unión Europea sobre competencia dificultan las ayudas públicas para la extensión de estas redes.
La falta de cobertura tecnológica en Zamora tiene consecuencias más allá de la posibilidad de poder hacer uso de internet de manera eficaz. Zamora es una de las provincias más despobladas del país, junto a Ourense, ambas con una población media que supera los 50 años. El municipio de Peque es el que registra un mayor número de habitantes que superan los 65 años de edad, llegando a las dos terceras partes de la población. Una buena cobertura de internet en toda la provincia podría ayudar a fomentar planes de repoblación.
Sin posibilidades de poder encontrar un trabajo, la gente profesionalmente activa nunca decidiría fijar su residencia en una provincia como Zamora. En un mundo globalizado y la llegada con fuerza de la digitalización, es imprescindible el uso de internet en el trabajo. La falta de conectividad en la provincia es una de las causas de envejecimiento y despoblación y podría seguir siéndolo en el futuro. De hecho, Zamora se encuentra entre las tres provincias que más han sido castigadas por la sangría demográfica, junto a Soria y Cuenca. Según el Instituto Nacional de Estadística, Zamora perdió 3.002 habitantes entre el 2016 y 2017.

La lucha contra la pérdida de población llegó a los planes del Estado cuando en el pasado mes de abril se celebró la convención sobre el reto demográfico en Zamora con el que el Gobierno anunció ayudas de 100 millones de euros para ayudar a las zonas más despobladas al mismo tiempo que ampliaba la reducción de la cuota de autónomo a aquellos que vivieran en poblaciones de menos de 5000 habitantes. En ese sentido, la lucha contra la sangría demográfica también se basa en conseguir unos servicios de transporte de calidad que ayude a todos los rincones de la provincia a estar mejor conectados y poder hacer un mayor reparto de la población para que deje de estar concentrada en las ciudades.

La falta de tecnología en las zonas rurales es una causa que dificulta la repoblación. Con una parte de la geografía 'desconectada' es difícil que puedan desarrollarse planes de empleo a largo plazo y que se faciliten la instauración de empresas. Además, una conexión débil dificulta un buen servicio al turismo, lo que provoca que esa puerta para atraer ingresos a la provincia también esté cerrada. Otra opción que abriría posibilidades de negocio sería la instalación del comercio electrónico con el que los comerciantes de las zonas rurales podrían alcanzar a un mayor número de clientes.
Sin internet, es difícil que los jóvenes se planteen poder instalarse en las zonas rurales para crear su proyecto de vida. Vivir sin buena conexión no solo les cierra posibilidades laborales, sino que también les dificulta el ocio tal y como lo conocen: algunos juegos como jugar poker o videojuegos se practican de forma online y conectan a jugadores por todo el país, además de las oportunidades de poder acceder a todo tipo de productos gracias a la compra por internet. Así que, el problema de la banda ancha en Zamora no solo se debe a la falta de cobertura que tiene por toda la provincia, sino a las consecuencias letales que tiene por la dificultad de ayudar a la repoblación de los municipios menos poblados y más envejecidos.

El problema de la banda ancha en Zamora
Comentarios