domingo. 26.05.2024
Foto archivo dentista
Foto archivo dentista

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región, que engloba las provincias de Burgos, Palencia, Soria, Valladolid y Zamora, alerta sobre los peligros que conlleva para el ciudadano adquirir tratamientos dentales sin el debido control y sin la supervisión de un dentista colegiado. Para ello, han lanzado la campaña ‘No hay fórmulas mágicas. La salud oral es cosa de profesionales’, donde simulan la proliferación de las ventas online sobre estos productos para alertar de los graves riesgos que pueden acarrear para la salud.

Entre los más importantes se encuentra la pérdida de piezas dentales, dolores crónicos y problemas al hablar, además de sensibilidad dental, inflamación de encías y pulpitis. El Presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región, Víctor Zurita, ha asegurado que, en muchos casos, esta comercialización no cumple con las garantías mínimas necesarias para ponerlas a disposición de los consumidores, ya que, la mayoría de los productos no han sido sometidos a ningún control de calidad. “Cuando tenemos una dolencia de otro tipo no se aconseja el autodiagnóstico y el autotratamiento. Con la salud bucodental pasa exactamente lo mismo”.

De hecho, estos tipos de tratamientos dentales, como las férulas de descarga o los alineadores, siempre deben estar prescritos y realizados por odontólogos especialistas ya que cada boca, diente y encía es único, por lo que el tratamiento también tiene que ser personalizado.

Los blanqueamientos dentales que venden online también pueden llegar a ser sumamente corrosivos, llevando a la pérdida del esmalte, que deben subsanarse con tratamiento odontológicos, como la colocación de carillas de porcelana.

El bajo precio de estos productos es otro de los factores cruciales para que haya incrementado su compra por parte de los ciudadanos. Sin embargo, desde el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región advierten que sus garantías son nulas y que, en muchas ocasiones, desembocan en problemas bucodentales que necesitan una inversión mucho mayor para ser solucionados que la intervención inicial.

En la actualidad se están tramitando multitud de procedimientos penales y sancionadores contra estas empresas, “pero es necesaria una política general que evite el gran descontrol sanitario que hay en Internet actualmente”, ha subrayado Víctor Zurita.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la VIII Región advierte que la venta de este tipo de productos debe seguir las normas establecidas por la ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios que, entre otras cuestiones, regula la actividad de laboratorios, distribuidores y servicios de farmacia, todos obligados a suministrar o dispensar los medicamentos y los productos sanitarios que les solicitan en las condiciones legal y reglamentariamente establecidas.

De hecho, en su artículo 3.5 la ley especifica que está prohibida la venta de medicamentos y productos sanitarios sujetos a prescripción por correspondencia y procedimientos telemáticos, considerándolo una falta grave.

También es una falta grave comercializar y/o poner en servicio productos que comprometan la salud o la seguridad de los pacientes, usuarios o, en su caso, de terceros, según se prevé en el artículo 112 c.3. Las faltas graves pueden acarrear una multa entre los 30.000 y los 90.000 euros, aproximadamente.

Para solucionar este grave problema para la salud de los ciudadanos desde el Colegio de Dentistas piden que se endurezcan las sanciones, con multas ejemplarizantes, y que la legislación se aplique de manera estricta.

Los Dentistas alertan sobre la pérdida de dientes o problemas al hablar al comprar...