miércoles. 28.09.2022

Zamora en Semana Santa es el lugar común de los protagonistas del nuevo libro de Carlos Cabañas

Volverse a encontrar con tu pandilla pasados cuarenta años, el Sábado Santo y junto a las tapias del cementerio. Bajo esta premisa, Carlos Cabañas Vázquez (1950) presenta su nueva obra. Este autor nacido en Zamora pero afincado en Barcelona, estudió en el Instituto Claudio Moyano y en la Escuela Normal y ejerció de maestro, primero en varios pueblos de la provincia para luego trasladarse a Montcada i Reixac (Barcelona). Ha estado en dos ocasiones entre los diez finalistas del Planeta. Ahora, lanza “Algún Lugar Común” acercando al lector a Zamora, su provincia y su Semana Santa

Presentación del libro en Barcelona
Presentación del libro en Barcelona

- ¿De qué trata "Algún Lugar Común"?  

-A principios de los años 70 del siglo pasado, un grupo de cuatro chicos y tres chicas forma un conjunto de música pop llamado Spider, que pronto fracasa y los integrantes se dispersan. Unos se quedan en Zamora y los otros se instalan diversos lugares. Recordando que se citaron en la taberna de Fondo “cuando pasen cuarenta años, junto a las tapias del cementerio, el sábado santo”, se reúnen nuevamente durante la Semana Santa y van dando cuenta de sus vidas, amores, triunfos y fracasos. Es una novela coral, que refleja diversos posicionamientos de los personajes ante la vida, el amor, la muerte... por eso se titula así. Pero, casi siempre hay doble intención, porque Zamora es el lugar común a todos. Y, además, se recuerdan obras musicales o literarias cuyo argumento puede verse repetido, aunque con matices, en las vidas de los protagonistas.

- ¿Cuánto de Zamora podremos encontrar en la novela?

-Creo que mucho, y tratado con amor. Santa Clara, los barrios bajos, la ciudad vieja, el cementerio, bodegas y cafés con otro nombre, aunque los desaparecidos conservan el suyo, las procesiones de semana santa, las imágenes que se veneran, rincones de la provincia como Toro, Puebla, el Lago, Sayago, incluso la Sierra de la Culebra desgraciadamente de actualidad, concretamente la estación de Robledo y Linarejos, donde ocurre un emotivo momento.

- ¿Cuánto tiene de real la novela?

-En primer lugar, el ambiente de aquellos años en una capital de provincias cuya juventud estaba muy al tanto de lo que ocurría en el mundo y, claro, también en España. Entonces, en Zamora surgieron varios conjuntos, pero no son ese. También fueron fuente de inspiración las tertulias de jóvenes inquietos concretamente en alguna bodega que aún existe, una cita de estudiantes que ocurrió y se llevó a cabo realmente, muchas canciones de aquella época que podrían haber sido proféticas, algunas obras de teatro vanguardista, de Camus, Anhouil, Bretch, representadas por entonces en los Salesianos y películas que dejaron huella, como “Esplendor en la yerba” o “Johny Guitar” También personajes locales que no participan, pero son citados, como Claudio Rodríguez. Las historias y los personajes son imaginarios, aunque creo que he conseguido que parezcan vivos y seguramente, sólo en algún rasgo, más de un entonces joven zamorano podrá verse representado.

- ¿Planifica las historias al detalle antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?

-Hago un esquema muy general, que luego desarrollo. El principio fue laborioso, pero luego los personajes parecían vivir por su cuenta y pugnar por el protagonismo, así que muchas situaciones no las había imaginado previamente, sino que fueron surgiendo, incluso lo que podríamos llamar desenlace. También surgió espontáneamente una transgresión de la novela tradicional, porque está dividida en actos y, en ciertos momentos, es todo diálogo.

- ¿Cómo ha sido el proceso de elaboración del libro? ¿Cuándo lo empezó?

-Ya digo que el principio fue laborioso y tuve que hacer muchos cambios. Como mi anterior novela publicada, “Hasta que llegue la noche”, había quedado entre las diez finalistas del Planeta y luego quedó también otra aún inédita que narra la vida del traductor Alfonso de Zamora, me animé a presentar ésta, y no llegó a ser seleccionada. Entonces, comencé a suprimir textos farragosos y surgieron los cambios. En conjunto, alternando con otros escritos, habré tardado unos buenos diez años. Cuando lo empecé, aun alternaba mis labores como profesor con la escritura, la familia, los viajes...

- En Barcelona ya ha presentado el libro, ¿Qué tal la recepción?

-Ante todo, fue emotiva porque asistieron bastantes familiares y algún antiguo amigos de la época narrada y también escritor. El lugar muy bonito, en una zona especialmente ligada a mis primeros recuerdos de Barcelona, el Poble Nou, en un café, la Marmitería, que se estrenaba en esto y lo hicieron muy bien. También la gente de la editorial, Alma y Estevao, estuvieron muy amables y cercanos.

- ¿Cómo está siendo la distribución de su libro? ¿Podremos verlo en Zamora?

En principio, la editora plantea un tiempo de promoción aquí y luego se distribuirá por librerías a nivel nacional. Desde luego, aunque las historias de mis personajes pudieron suceder en cualquier lugar, ya digo que la fuente de inspiración es Zamora en Semana Santa y eso va ligado a la trama. Ojalá fuese un trampolín para divulgar los encantos de nuestra provincia. Y claro que tengo deseos de volver a Zamora y presentarla, sería un momento muy bonito, aunque ya no estén muchos familiares y amigos. A ellos, de Zamora y de otros lugares, que sabían que la estaba escribiendo, va dedicada.

- ¿Cuándo comenzó a escribir? ¿Cuántas obras ha publicado? Hábleme un poco de ellas...

Comencé a escribir en la adolescencia. Era muy malo, imitaba a autores conocidos y no guardo nada de entonces. También escribí pronto algunos artículos para la prensa local. Algunos amigos intentaron publicarme un libro de poemas y unos cuantos, modificados, aparecen al final de la novela, atribuidos a Martín Durán, el ficticio letrista del conjunto. Tengo publicadas varias obras, diríamos divulgativas: “Esto es el país leonés” y “Las huellas del tiempo en el plano de Zamora”. Novelas, solo una ha visto la luz “Hasta que llegue la noche”, pero tengo otras empezadas y una que acaso podría publicarse en breve, otra biografía histórica. También he ofrecido a quien quiera representarla una tragedia sobre el cerco, ahora que se cumple el 950 aniversario.

- ¿Tiene en mente algún nuevo proyecto?

-Sí, tengo otra novela histórica por terminar y una especie de memorias en dos partes. Todo, para que no se olviden acontecimientos, hechos generales y particulares, datos que podrían perderse.

- ¿Quiénes son sus escritores favoritos? ¿Y sus novelas / obras?

-Tengo muchos. Entre los clásicos, Rojas, Cervantes, Shakespeare, Quevedo, además de Eurípides o Bocaccio. De los modernos, claro que Lorca, Ruiz Zafón, García Márquez, Claudio Rodríguez y otros muchos poetas de nuestra tierra, y de otros lares Lajos Zilahi, Pamuk, los ya citados Camus, Anhouil... Me quedo muchos, pero no es cuestión de aburrir. Obras, lo mismo: desde la Celestina hasta El coronel no tiene quien le escriba... Leo de todo y procuro encontrar los motivos, disfrutar los estilos y compartir ideas. Eso mismo espero de quien me lea.

- ¿Ebook o libro en papel?

-Soy de la vieja escuela y, sin duda, libro en papel. Pero quien disfrute con el e book, adelante!

- ¿Cómo ve a Zamora en la actualidad y desde la distancia? 

-Decaída y decadente. Barrios en ruinas, bosques quemados... Quienes me conocen saben que casi toda la vida he seguido la trayectoria de nuestra ciudad y provincia, cosa que ha sido y sigue siendo decepcionante. Con mis cortas fuerzas, he intentado que eso no ocurriera, sino todo lo contrario. Pero la decisión de qué quieren y cómo lo consiguen está en sus habitantes; aunque creo que no ha sido acertada, no viviendo aquí, no puedo más que aconsejar y, aunque no me prive de señalar el error de haber hecho de Zamora una pobre sucursal o una colonia de la región castellana sin pertenecer a ella, ya digo que la decisión y la responsabilidad reside en quienes vivís ahí.

- ¿Qué es lo que más se echa de menos de Zamora?

-Hombre, a los amigos y familiares, pero también los paisajes, las fiestas, los monumentos, las calles, el tapeo... todo. A esta edad, personalmente, lo que era en mi pasado, la juventud. Está en la novela, se resumiría en una cita de Wordswordt recogida en Esplendor en la hierba.

- ¿Algo más que quiera añadir?

-Pues darte las gracias y animaros a ti y los jóvenes zamoranos que luchan por la tierra como tú, porque sólo haciendo lo que hacéis podréis ganar su futuro. Sois la esperanza de esta provincia. ¡Adelante, chicos!


“Algún Lugar Común” está a la venta a un precio de 24 euros. De momento no está en librerías zamoranas, pero se puede adquirir a través del siguiente enlace: https://autografia.es/product/preventa-algun-lugar-comun/


 

Zamora en Semana Santa es el lugar común de los protagonistas del nuevo libro de Carlos...
Comentarios