lunes. 26.02.2024
Andrés Pérez frente a Alcobendas en el trofeo Manuel Camba
Andrés Pérez frente a Alcobendas en el trofeo Manuel Camba

El Balonmano Zamora visitaba la complicada cancha de Santiago Manguán, donde esperaba un Villa de Aranda que quería engancharse en puestos de play off. Los pupilos de Diego Soto querían dar la campanada en la segunda jornada con el entrenador leonés en el banquillo y certificar el cambio de imagen visto en el Ángel Nieto ante Málaga.

Y  aunque el partido comenzó igualado en los primeros minutos con un Balonmano Zamora rocoso, Dalmau Huix, ex del conjunto zamorano, estrenaba el marcador para Aranda. El trabajo de los arandinos les permitía disponer de las primeras ventajas con un trabajo soberbio de Álex Berbel, quien a los ocho minutos hacía el 6-3 desde los siete metros.

La exclusión de Peinado castigó al conjunto pistacho, que lo intentaba con siete en pista a la hora de atacar, pero chocándose con el muro de Pau Guitart. Nuevamente Berbel, en una penetración desde la esquina, hacía el 8-3 lo que obligaba a Soto a pedir tiempo muerto. 

Era el guardameta local el que se convertía en protagonista con intervenciones de calidad para mantener una ventaja favorable a Villa de Aranda que se mantenía en cuatro goles alcanzado el cuarto de hora de encuentro. 

Con amenaza de pasivo, Rafa Paulo sacaba su fusil a pasear y ponía el 11-8 acercando a los 'guerreros de Viriato' a Villa de Aranda. Sin embargo, un error de Cubillas impidiendo el saque le mandó dos minutos al banquillo, lo que generó dudas en los zamoranos, que recibían un parcial de 4-0 con el que la primera parte se ponía muy cuesta arriba. Villa de Aranda, tras tiempo muerto de su entrenador, cerró el primer acto con un cómodo 17-10.

La segunda parte salía con un Villa de Aranda dispuesto a sentenciar el partido y en cuanto pisaba el pie en el acelerador castigaba a la defensa del Balonmano Zamora. Antes del minuto cuatro el marcador ya se había ido a un 20-12 tras un tanto de Dalmau Huix. 

Los intentos de reacción del Zamora Enamora eran frenados por las intervenciones de un Pau Guitart que mantenía su portería en 17 goles con menos de quince minutos para el fin del partido. 

El buen hacer de Villa de Aranda dejaba todo decidido con más de diez minutos por delante y es que Dalmau Huix lograba el 27-17, resultado que prácticamente aseguraba el triunfo del conjunto arandino. 

El partido continuó por la misma senda en el tramo final y el Balonmano Zamora no dio atisbos de poder acercarse a un Villa de Aranda muy superior. 

El Balonmano Zamora cae con contundencia una vez más (32-22)