jueves. 29.09.2022

Emilio Merchán, se despide una leyenda del piragüismo: "Cuando se lo comenté a mi padre solo me dijo Ya era hora"

El piragüista más laureado de Zamora dice adiós en el Club Amigos del Remo, rodeado de su familia, agradeciendo la ayuda de los patrocinadores y con el anuncio de que su retirada no es definitiva: "Participaré en pruebas puntuales, pero no en maratones"
Emilio Merchán, en su despedida, en el Club Amigos del Duero
Emilio Merchán, en su despedida, en el Club Amigos del Duero

Ha querido despedirse en su club, rodeado de su familia y de los jóvenes piragüistas que entrenan duro para emular sus hazañas. Sentado frente al micrófono, agradecido por el trato, dice, que le han dispensado los medios de comunicación, Emilio Merchán dice adiós a una brillante y larga carrera deportiva con un cartel a sus espaldas que reúne todos los patrocinadores que han hecho posible que el piragüista paseara el nombre de Zamora por el mundo.

Grandes compañías como Iberdrola, pero también pequeñas empresas zamoranas que ayudaron al deportista "en momentos muy complicados", como él mismo reconoció, y sin cuyo patrocinio la carrera de Merchán no hubiera podido continuar. "Esta rueda de prensa era sobre todo para agradecer a estas marcas su apoyo a un deporte como el piragüismo, casi todos amigos que hicieron ese esfuerzo", señaló el piragüista en el Club Amigos del Remo, rodeado de decenas de trofeos.

En una despedida sencilla, sencillo también fue el calificativo que le puso a su brillante carrera, en la que atesora un Campeonato del Mundo, otro de Europa, 100 medallas en campeonatos de España y un diploma olímpico. "Ha sido larga", aseguró. Y su padre, hombre de pocas palabras, lo confirmó. "Cuando le comenté que me retiraba solo me dijo Ya era hora".

Aunque es una leyenda del piragüismo, confesó ante los micrófonos que ha pasado épocas difíciles, principalmente en esa época "oscura" por la que pasó la Federación de Piragüismo. "Pero no era el momento de mi retirada, sentía que podía lograr cosas", afirmó. Y llegó el Mundial de Pista de Canadá y con 33 años se subió a lo más alto del podio. "Fue muy emotivo porque campeones olímpicos me decían que era una medalla que me merecía", recuerda Emilio Merchán.

No lamenta nada, "tengo las medallas que tengo y no pienso si podría haber tenido más", aunque reconoce una "pequeña espina clavada": ser medallista olímpico, un logro que estuvo a punto de conseguir y que se quedó en diploma. Ahora, centrado en ayudar con su experiencia y consejos a los más jóvenes que compiten en el Club Amigos del Remo, Emilio Merchán anunció que seguirá participando en "pruebas puntuales", más asequibles. "Maratones no", recalcó con una sonrisa.

Emilio Merchán, se despide una leyenda del piragüismo: "Cuando se lo comenté a mi padre...
Comentarios