domingo. 14.08.2022

Sanidad quiere garantizar el derecho a la salud de toda la población de Castilla y León

Habrá diez proyectos prioritarios, entre ellos un nuevo Plan de Salud, mantener el modelo de asistencia rural con atención presencial o disponer de un ambicioso plan de ordenación de los recursos humanos

Foto archivo médico
Foto archivo médico

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez Ramos, ha comparecido ante la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León para exponer los proyectos y líneas esenciales que su departamento va a desarrollar a lo largo de la XI Legislatura. Vázquez ha planteado como objetivo institucional alcanzar un gran pacto por la sanidad pública, basado en el debate y el acuerdo social y que garantice, en el presente y el futuro, la función primordial del sistema público de salud: asegurar el derecho a la protección y promoción de la salud de toda la población castellana y leonesa.

La fórmula de trabajo elegida por la Consejería de Sanidad para lograr este pacto se basa en cuatro acciones: participación, diálogo, consenso y acuerdo con todos los agentes del sistema sanitario, como son los colegios profesionales, las organizaciones sindicales, las sociedades científicas y los ciudadanos de la Comunidad a través de los órganos de participación en los centros.

Según ha explicado el consejero, se trataría, en resumen, de un pacto “para proteger y potenciar nuestro Sistema Sanitario, que debe conjugar el derecho de los ciudadanos a una prestación sanitaria de calidad, adaptada a las características de nuestro territorio y su población, y bajo el obligado precepto de usar racionalmente los recursos para poder garantizar el mantenimiento del modelo público, universal, gratuito y accesible en igualdad de condiciones para todos y cada uno de nuestros ciudadanos”. 

20 años de tranferencias

Alejandro Vázquez ha realizado un análisis de la situación de partida de la sanidad de Castilla y León, con un inicio de legislatura que coincide en el tiempo con el 20 aniversario de la transferencia de las competencias asistenciales por parte del Gobierno central, que ha supuesto un balance calificado por el consejero como “muy positivo, porque los castellanos y leoneses vivimos más y más sanos que en otros territorios”.

Así, todos los datos apuntan al compromiso y preocupación por la mejora constante del sistema sanitario al que, durante estas dos décadas, no solo ha adquirido mayores y más avanzados recursos materiales, sino que, además, ha procurado dotarse de más personal, de tal forma que los profesionales al servicio del sistema público de salud se han visto incrementados cerca de un 20 %.

Esta calidad percibida es consecuencia también, según ha explicado Vázquez, de que la Junta de Castilla y León ha mantenido la sanidad pública como una prioridad política y presupuestaria, con dotaciones que se han ido incrementando a lo largo de estos años y que se han reforzado desde la declaración de la pandemia. Prueba de ello es que desde 2002 el presupuesto destinado a sanidad se ha doblado, pasando de los 2.170 millones a los 4.317.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Sanidad (Estadística de Gasto Sanitario Público 2020), Castilla y León se sitúa en el grupo de cabeza de las comunidades con mayor gasto público sanitario por habitante, ocupando el tercer puesto después de Asturias y País Vasco, con 1.863 euros por habitante, lo que sitúa a la Comunidad por encima de la media nacional, con 1.638 euros por habitante, más del doble del gasto consignado en el momento de la transferencia (830 euros).

Nuevo modelo de financiación

Sobre estas cifras, el consejero de Sanidad ha querido detenerse en la reivindicación de un nuevo modelo de financiación autonómica, en el que se ponderen adecuadamente factores como la extensión territorial (variable superficie), la dispersión (otorgando más peso a esta variable frente al 0,6 % actual), la baja densidad o la variable del sobreenvejecimiento, que supone un mayor consumo de recursos sanitarios y por tanto de gasto.

En este sentido, ha explicado que “estamos obligados a prestar servicios sanitarios de calidad, iguales al del resto del territorio del Estado. Como todos ustedes conocen, en Castilla y León se requiere una dotación de centros de salud y de recursos humanos que casi duplica el de Comunidades Autónomas con población similar, pero en las que la dispersión geográfica no es uno de sus condicionantes. Pero con este sistema de financiación autonómica es muy difícil llevar esa asistencia con la calidad exigible hasta el último rincón de nuestra tierra, sin poner en serio riesgo, año tras año, las cuentas de la Comunidad Autónoma”.

Diez proyectos prioritario

Alejandro Vázquez ha desglosado a continuación los diez proyectos a los que se va a dar prioridad desde la Consejería de Sanidad durante los próximos cuatro años, que son:

Como se ha dicho, la prioridad es alcanzar un Pacto por la Sanidad en Castilla y León, abierto a la participación de las fuerzas políticas, los profesionales sanitarios y sus representantes y a la sociedad castellana y leonesa.

Aprobar una nueva Ley de Salud Pública que permita abordar la mejora de la salud humana en sus interrelaciones con otras personas, el mundo animal y vegetal y el medio ambiente.

Elaborar y desplegar el V Plan de Salud Castilla y León, instrumento estratégico superior para la planificación y dirección del Sistema de Salud que recogerá las principales líneas que han de regir la política sanitaria los próximos años para hacer efectivo el derecho a la protección de la salud.

Potenciar y mantener el modelo de asistencia rural garantizando la atención presencial en todo el territorio de Castilla y León. Para ello, se va a afrontar la necesaria reorganización de la Atención Primaria, definiendo medidas que permitan la prestación de la asistencia tanto en el medio urbano como en el medio rural, sobre la base del análisis y el diálogo.

Aprobar un Plan de reducción y mejora de la lista de espera quirúrgica, de pruebas diagnósticas y de consultas externas, con el objetivo de mejorar las inasumibles cifras, garantizando la prioridad en función de la gravedad. Para ello, y con el fin de paliar el incremento de las demoras acumuladas como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, próximamente se aprobará un plan de choque basado en la optimización de los medios propios y el uso de todos aquellos otros de los que dispone el sistema sanitario.

Promover y coordinar la Atención sociosanitaria, fomentando los cauces de continuidad asistencial con la humanización como elemento esencial en la atención.

Aprobar un Plan de Infraestructuras Sanitarias y Equipamiento que permita finalizar las actuaciones ya iniciadas y abordar la ejecución de nuevos proyectos.

Impulsar la conectividad y la telepresencia, destacando como actuación prioritaria la puesta en marcha de la Historia Clínica electrónica única del paciente que integre Atención Primaria, Hospitalaria, Emergencias Sanitarias y Salud Pública, y permita su interconexión con la historia social, con el objetivo, por un lado, de garantizar una asistencia integral del paciente y, por otro, una utilización eficiente de los recursos.

Disponer de un Plan de Ordenación de Recursos Humanos que permita llevar a cabo una adecuada planificación de las políticas de personal.

Potenciar la Investigación e Innovación en todos los niveles del Sistema Público de Salud, así como la transferencia del conocimiento generado y la explotación de los resultados, con un aumento de los recursos económicos y la culminación de las estructuras dedicadas a la investigación e innovación en Castilla y León.

Salud pública

En el importante ámbito de la salud pública -como se ha visto a lo largo de toda la pandemia-, el consejero de Sanidad ha mostrado su intención de incrementar progresivamente el peso de este sector dentro del Sistema Sanitario, desarrollando tanto las facetas de prevención como las de vigilancia, salud medioambiental, salud laboral y su relación y coordinación con la asistencia sanitaria.

Una de las novedades será la reorganización tanto de la organización territorial como del sistema de alertas en el ámbito de la Salud Pública, para dar mejor respuesta a los problemas y riesgos que surjan, desde el enfoque 'Una Salud' y con un abordaje multiprofesional y multidisciplinar.

Otro objetivo es superar la idea de calendario vacunal y elaborar para ello un Programa de Inmunización que mantendrá a Castilla y León como pionera en la política de prevención.

También se impulsará el trabajo coordinado entre los servicios de salud pública y los servicios asistenciales, a fin de diseñar medidas de contención y de atenuación que puedan ponerse en marcha de modo inmediato en caso de nuevas pandemias. En esta colaboración, se avanzará en la prevención de enfermedades mediante la medicina personalizada y de precisión, que constituye el futuro tanto de la prevención como de la asistencia sanitaria.

Planificación

Además del VI Plan de Salud, en el apartado de la planificación se van a elaborar las estrategias autonómicas de salud mental y de cuidados paliativos, y se actualizará, de acuerdo con las nuevas necesidades, la estrategia de atención al paciente crónico y pluripatológico en Castilla y León.

Otro objetivo destacado por el titular de Sanidad es el establecimiento del proceso de revisión y ajuste de la ordenación territorial y funcional del Sistema Público de Salud de Castilla y León, así como la planificación de la cartera de prestaciones sanitarias, con la finalidad de garantizar la calidad y equidad en el acceso a los servicios.

Y se va a elaborar una normativa propia de estructura, organización y funcionamiento de los hospitales gestionados por Sacyl, ya que la estatal vigente es de 1987 y se considera ya superado por la realidad de los centros, que demandan la adecuada actualización y adaptación a su situación.

Prestaciones y asistencia

El objetivo en el apartado asistencial es adoptar las medidas necesarias para garantizar la continuidad, integración y coordinación funcional entre todos los niveles asistenciales de primaria, hospitalaria, atención sociosanitaria, así como urgencias y emergencias, de todos los centros e instituciones sanitarias de la Gerencia Regional de Salud, incluidos los centros y servicios de Hemoterapia y Hemodonación y Medicina Deportiva, así como la coordinación de todas las actividades en materia de trasplantes de órganos y tejidos.

Todo ello contribuirá a la mejora continua de la humanización de la asistencia sanitaria prestada por el Servicio Público de Salud, poniendo de esta forma el foco de la asistencia sanitaria en las personas.

Por ello, la Consejería de Sanidad tiene dos grandes prioridades para esta legislatura: las ya citadas de reducción y mejora de listas de espera y mantener el modelo de asistencia sanitaria en el medio rural, garantizando la atención presencial, de calidad y con proximidad en todo el territorio.

Además, se incrementará progresivamente el peso de la Atención Primaria en el presupuesto de Sacyl, hasta alcanzar el 20 % del gasto, siguiendo la senda consolidada en el presupuesto de 2021 que ha situado a Castilla y León como la segunda comunidad que más proporción de gasto sanitario destina a Atención Primaria.

Se van a desarrollar además diversos programas para dar un tratamiento integral a aspectos como la atención a las patologías crónicas, determinadas por el envejecimiento de la población, uno de los retos del sistema en esta legislatura que se quiere afrontar orientando el modelo de Atención Primaria hacia una respuesta eficaz y de calidad.

Para ello se va a desarrollar la atención en cuidados paliativos en todo el territorio de Castilla y León; el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades raras y la atención al ictus, con la puesta en marcha de las unidades pendientes; implantación de unidades de dolor en aquellos hospitales que carezcan de ella, así como el programa de afrontamiento activo del dolor en Atención Primaria, que se ha demostrado muy útil y para lo cual se potenciarán las unidades de fisioterapia con más profesionales; y puesta en marcha de actuaciones en la atención de la salud mental, con especial atención a los trastornos en la población infanto-juvenil y la creación de nuevos recursos asistenciales, y a la prevención del suicidio.

Alejandro Vázquez ha querido resaltar su compromiso para reforzar e impulsar el papel de la enfermería tanto en Atención Primaria, con el incremento tanto de sus efectivos como mediante el desarrollo máximo de sus competencias, e incorporando progresivamente enfermeras especialistas de enfermería familiar y comunitaria; como en Atención Hospitalaria, potenciando las consultas específicas y la enfermería de práctica avanzada en procesos de alta prevalencia; y en Emergencias, con el aumento de efectivos y potenciando su formación

Se pretende mejorar el modelo de transporte sanitario de la Comunidad, siguiendo los estándares de calidad vigentes y, cuando sea posible, mejorándolos, lo que permitirá un incremento de los recursos y mejoras en la gestión y en la prestación del servicio, así como la atención de las urgencias y las emergencias sanitarias.

La Consejería de Sanidad trabajará también en la mejora de la prestación farmacéutica, con medidas que facilitarán a los pacientes el acceso más cómodo y rápido a los tratamientos, como la dispensación de la medicación hospitalaria en oficinas de farmacia alejadas de los centros hospitalarios. Además, para garantizar el acceso en todo el territorio, se seguirá apoyando económicamente a farmacias que se encuentren en situación de viabilidad económica comprometida, especialmente en el ámbito rural.

Pacientes y calidad

Otro de los grandes objetivos para esta legislatura es centrar la asistencia sanitaria en las personas, con la implementación de planes de humanización para mejorar la calidad y calidez del proceso de atención a la salud.

Además, se aprobará un nuevo decreto que regule la libre elección de centro sanitario, avanzando así en la mejora de la equidad para acceder a los servicios en condiciones de igualdad.

Se pretende también proveer a los pacientes de los servicios que mejor protejan su salud, reconociendo que la calidad del sistema sanitario se medirá por el grado de consecución de este objetivo. La participación de los pacientes en el sistema sanitario no puede limitarse a ser meros destinatarios de las prestaciones y servicios que el sistema ofrece, sino que han de jugar un papel activo, implicándose en la toma de decisiones, en su implantación y en su evaluación.

En este sentido, se avanzará en la mejora de la relación profesional-paciente a través de medidas como la aprobación e implantación del Plan de Calidad y Seguridad del Paciente; la evaluación de la calidad percibida por parte los ciudadanos con sistemas de evaluación de resultados; y el fomento de la participación de los profesionales en la gestión, apostando por nuevos modelos que potencien el diálogo y la negociación.

En materia de infraestructuras, aparte del citado nuevo plan de infraestructuras sanitarias y equipamiento, el consejero de Sanidad ha recalcado que se van a llevar a cabo todas las actuaciones necesarias para disponer de las unidades satélites de radioterapia comprometidas en Ávila, El Bierzo, Palencia, Segovia y Soria.

Salud digital e innovación

Una de las grandes líneas de trabajo para esta legislatura será fijar la transformación digital del sistema público de salud, con acciones trasversales en varios ámbitos:

Facilitar el acceso de los pacientes, extendiendo el sistema de cita previa a toda la Atención Primaria, tanto mediante la aplicación 'Sacyl Conecta' como mediante atención telefónica.

Agilizar la atención y reducir desplazamientos, impulsando programas de telemedicina en los centros de salud, consultorios locales y puntos de atención continuada y ampliando las interconsultas no presenciales entre profesionales.

Promover la transformación digital de los profesionales para mejorar su capacidad diagnóstica y terapéutica, con una historia clínica electrónica única e interconectada entre todos los niveles.

Por otro lado, en los próximos cuatro años se quiere elaborar el Plan Estratégico de Investigación e Innovación Sanitaria, ampliando la estructura actual con la creación de nuevos institutos de investigación biomédica y poniendo en marcha el denominado banco de buenas prácticas resultado de esa investigación, para facilitar la transferencia del conocimiento.

Profesionales

El consejero de Sanidad ha querido dejar para el final todo lo relacionado con las acciones en materia de recursos humanos, dada la importancia de los profesionales para la consecución de los objetivos anteriores.

Así, se va a elaborar el citado Plan de Ordenación de Recursos Humanos, que permitirá realizar una gestión sanitaria eficiente, y que entre otras incluirá las siguientes acciones:

Adecuar las plantillas orgánicas a la cartera de servicios y actividad de los centros sanitarios.

Incentivar el desempeño en los puestos de difícil cobertura para garantizar la asistencia sanitaria en todo el territorio.

Promover la equiparación de los puestos de coordinador médico y de enfermería de los equipos de Atención Primaria a los de jefe de servicio y supervisora de unidad hospitalaria.

Ante la falta de ciertos profesionales sanitarios, se desarrollará una nueva regulación de la prolongación de la permanencia en el servicio activo hasta los 70 años.

Además, se quiere apostar por la estabilidad, con un calendario bienal de ofertas de empleo público, un concurso de traslados abierto y permanente y una mejora en la gestión de las bolsas de empleo.

Se seguirá apostando por la formación sanitaria especializada como fuente de incorporación al sistema de los mejores profesionales, incrementando las plazas acreditadas, incluyendo la acreditación de centros rurales de Atención Primaria para la docencia especializada o fomentando la incentivación de los tutores. Y se reforzarán las medidas de fidelización con similares o mejores condiciones de contratación del personal eventual.

Por último, se pondrá en marcha además un nuevo modelo de carrera profesional, objetivo y progresivo.

Sanidad quiere garantizar el derecho a la salud de toda la población de Castilla y León
Comentarios