miércoles. 21.02.2024
Oculista. Fotografía de archivo
Oculista. Fotografía de archivo

Los problemas visuales afectan, cada vez más, a las nuevas generaciones: la mitad de los jóvenes de entre 12 y 18 años de Castilla y León (52,2%) cree que ve mal. De estos, el 30,9% ya sabe que necesita gafas o lentillas para corregir su problema visual y el 27,2% es miope (29,6% la media nacional). Estas son algunas de las conclusiones que se extraen del informe “El estado de la salud visual de los adolescentes en España”, presentado hoy por la asociación de utilidad pública Visión y Vida, Fundación MAPFRE y Correos Express. 

El estudio busca analizar cómo es la evolución miópica de estos jóvenes Zetas y concluye que es cada vez más fuerte: en promedio, en estos cinco años transcurridos desde 2017, a estos adolescentes les ha aumentado su graduación en dos dioptrías. Además, muchos están entrando en valores de riesgo, la miopía magna (+ de 6 dioptrías): en la muestra estudiada, en estos cinco años, ha pasado de afectar del 1.3% al 8,2%, en promedio de los dos ojos. 

Todo esto en un contexto en el que, según sus respuestas, uno de cada tres jóvenes ya es miope. Además, según sus respuestas, a la mitad (51,9%) le ha cambiado la graduación en el último año. Este dato confirma el gran temor de los expertos de la salud visual: “la pandemia de la miopía afecta cada vez más a las nuevas generaciones y, si no se hace nada para frenar su desarrollo, puede generar un alto coste social”, explica Salvador Alsina, presidente de Visión y Vida.

El estudio, presentado esta mañana en la sede de Fundación Mapfre, nace de los resultados obtenidos en las pruebas de screening de la campaña “Ver la vida en 4K” (4.420 tests válidos), unido a un informe poblacional de un test autorrespondido por 3.688 jóvenes de 12 a 18 años y un análisis de 763 miopes que acudieron a su óptica en 2022 y en 2017, lo que permite comprobar cuál es la progresión de su miopía. 

Según Eva Arranz, Doctora de Fundación MAPFRE: “con esta campaña hemos querido llegar a los jóvenes estudiantes para hacerles conscientes de la importancia de cuidar su visión. Además, les hemos revisado gratuitamente para poder detectar cualquier alteración y que tomen las medidas necesarias. Al haber colaborado con centros educativos, tanto docentes como alumnos y sus familias, han recibido información útil que les ayudará a detectar fácilmente los síntomas que puedan indicar la existencia de un problema visual y alentarles a realizarse revisiones periódicas con el especialista, ha destacado la doctora”. 

Evolución miópica 2017-2022

Esta alarma se constata cuando se analiza el grado miópico de los jóvenes: mientras que en 2017 solo había 1,4% (ojo derecho) y 1,2% (ojo izquierdo) de miopes con más de seis dioptrías, en 2022 vemos cómo asciende a 8,5% (OD) y 7,9% (OI). Además, mientras que, en 2017, siete de cada diez tenían -2 dioptrías o menos, en 2022 vemos que se reduce a solo uno de cada cuatro. En cambio, vemos cómo el número de miopes con miopías de entre -2,25 y -4,00 pasa del 22,5% (OD)-26,9% (OI) al 41,5% (OD)- 39,6% (OI). En el caso de aquellos que tenían entre -4,25 y -6 (5,1% OD y 6,6% OI) aumentan hasta el 24,5% (OD) y 25,2% (OI).  Lo que más preocupa es ver cómo el número de afectados por miopía magna (más de -6,00 dpt) que aumenta a un 8,2% en promedio. “Estamos observando un desplazamiento generalizado de los valores hacia las dioptrías más altas”, explica Elisenda Ibáñez, coordinadora del estudio.

Es decir, analizando las dioptrías promedio: “en estos cinco años analizados ha aumentado, en promedio, casi dos dioptrías la miopía de estos jóvenes -de las -1,50 dioptrías de 2017 a las -3,4 dpt actuales-”, añade Ibáñez. Esto activa las alarmas derivadas de la miopía magna: “No debemos olvidar los riesgos que una miopía magna conlleva: el 10% de los miopes con más de 15 dioptrías, según indican los datos, terminarán en ceguera y el 60% de los desprendimientos de retina se producen entre miopes magnos”, incide Ibáñez.

Sintomatología de problema visual percibido por los jóvenes

Este estudio explica que la mitad de los jóvenes (55,4%; 52,2% en el caso de Castilla y León) cree que ve mal o que podría ver mejor. Además, una gran cantidad de menores perciben mucha sintomatología de problema visual. ”En el auto test confiesan mayores problemas que ante el profesional, algo normal si entendemos que no está condicionado ante su opinión”, explica Alsina. Algunos de los ejemplos serían: entre el 37,1% y el 45,3% manifiesta ver doble la pizarra, el 25,1%-20,3% ve mejor si se tapa un ojo; entre el 34,8%-47,2% entrecierra los ojos para ver mejor, o el 41,3%-40,3% tiene sequedad ocular cuando usa las pantallas. 

“Este autotest buscaba hacer consciente al menor de sus problemas visuales, situándolo -según las respuestas aportadas- entre el grupo 1 (con vista de lince) al grupo 4 (con necesidad de revisión urgente). Comprobamos que la mayoría están en los grupos 2 y 3 -35,1% y 34,9% respectivamente- y que, cuanto peor era el grupo al que pertenecían, la sintomatología de problema visual era mayor”, añade Alsina. Según los resultados, es imprescindible destacar que uno de cada diez jóvenes (11,7%) tiene grandes problemas de visión que podrían generar importantes consecuencias si no se toman medidas. 

Comparativa por Comunidades Autónomas

En este informe se han podido extraer conclusiones de Cataluña, Murcia, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía, Galicia, Aragón y Comunidad de Madrid debido a su alta representatividad en la muestra, lo que nos permite analizar si existen diferencias significativas entre ellas y el promedio nacional. 

Siendo la media española  de aquellos menores que creen que ven mal del 55,4%, el estudio muestra cómo la superan Cataluña (con un 60,9%), la Comunidad Valenciana (56,1%) y Andalucía (55,7%) y se quedan por debajo la Comunidad de Madrid (55,1%), Castilla-La Mancha (53,4%), Murcia (52,5%), Castilla y León (52,2%), Aragón (52,1%) o Galicia (50,1%). 

Entre estos jóvenes de 12 a 18 años sabemos que tres de cada diez (36,2%) necesitan gafas o lentes de contacto para ver bien. Del mismo modo, Castilla-La Mancha supera la media con un 41,7%, seguida de la Comunidad de Madrid (37%), Aragón (36,9%), Cataluña (36,2%) y por debajo la Comunidad Valenciana (36%), Andalucía (36%), Murcia (34,8%), Galicia (32,1%) y Castilla y León (30,9%).

Por últimos, preguntados por si tienen miopía, mientras que el promedio de miopes entre 12 y 18 años en España es de 29,6%, de nuevo, la Región de Murcia (29,8%), Cataluña (30%), Comunidad de Valencia (31,6%), Castilla La Mancha (31,9%) y Andalucía (32,2%) la superan en prevalencia. Por debajo se quedan la Comunidad de Madrid (29,4%), Castilla y León (27,2%), Galicia (26,4%) y Aragón (25,8%).

Miopía y pantallas:

Dado que la evolución miópica actual deriva del estilo de vida, el uso de las pantallas es uno de los factores a analizar. Al respecto, sabemos que casi siete de cada diez adolescentes usa el móvil antes de acostarse. Según Lluís Bielsa, vicepresidente de Visión y Vida y creador de la regla 7/7 de pantallas para los menores incluido en el estudio: “Debemos tener en cuenta que hasta los siete años del menor no hay un tiempo recomendable para el uso de pantallas en lo que se refiere a salud visual: su sistema no está desarrollado para enfrentarse a ello y lo mejor es limitar su uso hasta pasada esa edad”: 

Este estudio da por cerrada la primera edición de revisiones visuales de la campaña informativa “Ver la vida en 4K”, puesta en marcha durante los meses de septiembre y octubre en más de 3.000 centros educativos de ESO y Bachiller, así como a cerca de 1.500 establecimientos sanitarios de óptica y optometría de España, socios de Visión y Vida y participantes de la campaña. “El interés de Visión  y Vida es seguir, año a año, profundizando en esta materia y descubrir cómo lograr detener el desarrollo de esta pandemia”, concluyó Alsina.

La mitad de los jóvenes castellanoleoneses de 12 a 18 años cree que ve mal