lunes. 05.12.2022

La geografía profesional cree que las macrogranjas comprometen al mundo rural

El Colegio Profesional de Geografía en Castilla y León señala que este tipo de producción “provoca importantes procesos de vaciamiento demográfico relacionado con la pérdida de empleo”
Foto de archivo macrogranja porcina
Foto de archivo macrogranja porcina

El Colegio Profesional de Geografía en Castilla y León, se muestra preocupado por la proliferación del fenómeno de las macrogranjas. Una forma de producción intensiva dónde se consiguen precios más competitivos gracias al incremento de cabezas de ganado, la automatización de procesos y el abaratamiento de los insumos debido a la ampliación en volumen.

El problema, según el órgano colegial, es que este tipo de producción genera importantes compromisos ambientales sociales y paisajísticos. En el primer caso “la producción ganadera intensiva es uno de los grandes emisores de gases de efecto invernadero a la atmósfera, así como de la contaminación de acuíferos asociado a los purines que genera”, señala Alberto Merino, profesor asociado del Departamento de Geografía de la Universidad de Valladolid y miembro del Colegio Profesional.

En el segundo caso Merino remarca que este tipo de producción “provoca importantes procesos de vaciamiento demográfico relacionado con la pérdida de empleo” y es que, según apunta “estas explotaciones son muy poco exigentes en mano de obra, apreciándose un descenso en la ocupación agropecuaria en aquellos lugares donde se han implantado”, es decir, los puestos de trabajo que generan son inferiores a los que destruyen en explotaciones pequeñas o medianas que “ven comprometida su viabilidad al no poder competir en precios”.

Por último, el profesor, señala un impacto paisajístico, no solo ligado a la interferencia visual de las construcciones de grandes dimensiones, sino a la sustitución de usos y prácticas tradicionales modeladoras del paisaje rural. “Esto genera problemas como sustitución de usos del suelo o asilvestramiento de los bosques, incrementando el riesgo de incendio, por poner algún ejemplo” advierte.

Desde la Junta directiva del Colegio Profesional de Geografía de Castilla y León hacen patente su preocupación por este fenómeno y plantean la necesidad de mantener un rural vivo, donde la ganadería extensiva, comprometida con los valores europeos, sea capaz de fijar población, generar productos de calidad y ayudar en la conservación del medio ambiente. Recuerdan, para finalizar, el gran trabajo y la importancia para la protección de los espacios rurales que están haciendo al respecto asociaciones como “Plataforma Pisoraca y Comarcas Vivas”, que se están manifestando activamente contra  un megaproyecto que pretende dar cabida a más de 110.000 cerdos en un territorio con un radio de 20 kilómetros a la redonda en el Norte de Palencia, y “Asociación Hacendera”, que lleva trabajando tiempo para impedir la construcción de una macrogranja en Noviercas (Soria) y con quien el Colegio Profesional ha trabajado y mostrado su apoyo.

La geografía profesional cree que las macrogranjas comprometen al mundo rural
Comentarios