jueves. 18.04.2024

La pandemia lo ha trastocado todo y sobre todo ha dejado al descubierto las "debilidades" de la Sanidad española y, por ende, la de Castilla y León. Consultas médicas cerradas, sobre todo en el entorno rural, es la principal consecuencia del virus. Un estudio de la Agrupación de Médicos y Enfermeras de Área de Castilla y León (AMEACYL) demuestra que, a pesar del coronavirus, es posible mejorar la calidad asistencial en Atención Primaria.

 En 2018 fue fundada una asociación de médicos y enfermeras de Sacyl, en la que se integraron los profesionales de área vinculados a los Centros de Salud de Castilla y León, y cuyos objetivos perseguían una reestructuración de la organización y de la gestión del personal en Atención Primaria con el fin de fijar nuevos profesionales y poner freno al abandono de nuestra región debido a las condiciones laborales existentes.

Para la consecución de estos fines, la asociación ha realizado un profundo análisis del sistema sanitario de Castilla y León, en el que se han analizado las dificultades de la asistencia en Atención Primaria. Y es que, si bien afectan a todo el sistema sanitario, estas dificultades son especialmente relevantes en la cobertura sanitaria de los núcleos rurales, ante la imposibilidad de la atención en consulta por el médico o enfermera de referencia en todos los días en que estén programadas.

Ello es debido a que dichos profesionales deben realizar guardias en sus Centros de Salud (atención continuada), razón por la que deben descansar al día siguiente y que no hace posible la atención de aquellos pacientes que tengan citados en su consulta, retrasando de esta manera la asistencia o delegando la actividad en otro profesional que pueda no conocer al paciente, como si lo conocen sus profesionales de referencia.

Se trata de un importante y frecuente problema en el seguimiento del paciente que afecta directamente a la calidad de la asistencia dentro y fuera del horario de consulta, y que nos preocupa como profesionales sanitarios.

Su solución, una vez analizados los datos por AMEACyL, sería el desarrollo o aplicación de modelos de gestión de personal similares a los ya vigentes en otros servicios sanitarios a través de la reordenación de funciones, lo que evitaría los días sin consulta de los médicos y enfermeras de referencia por los citados descansos, con lo que se mejoraría la calidad asistencial prestada tanto en las consultas habituales como en la atención dentro del horario de urgencias de la Zona Básica de Salud, pasando a ser un tipo de asistencia sanitaria realizada por personal específico de Atención Continuada.

De esta forma, se daría solución a las cancelaciones de consultas por este motivo y se facilitaría la programación de la actividad laboral de los profesionales, generando puestos de trabajo más atractivos para los nuevos médicos y enfermeras en Castilla y León, en un momento de gran déficit de profesionales.

No serían los únicos beneficios para la población general, ya que además un cambio en este sentido permitiría la reducción del gasto público en más de un 30% del asignado en la actualidad, mejorando la sostenibilidad de la atención sanitaria a largo plazo (según los resultados obtenidos a nivel regional, en el año 2020 han supuesto más de 65 millones de euros).

La Agrupación estima que la aplicación de un cambio organizativo constituiría una mejora muy relevante sobre la atención sanitaria directa del ciudadano y sobre el sistema organizativo actual, además de facilitarles el acceso al estudio completo a través de nuestra página web, disponible en este enlace, y remitirles adjunto a este correo un resumen de las conclusiones del mismo.

La atención sanitaria a lo largo de la vida por el mismo profesional crea una relación de confianza y conocimiento mutuo entre médicos, enfermeras y usuarios, siendo un objetivo de gran relevancia en el sistema organizativo, que debe establecer métodos para garantizar que los profesionales sanitarios encargados del seguimiento se encuentren disponibles en su consulta.

Solucionar la gran dificultad de atraer nuevos médicos y enfermeras a Sacyl
La Consejería ha mantenido la Atención Continuada en los Centros de Salud a través de un incremento de horas de los médicos y enfermeras que pasan consultas todos los
días, sin aumentar nunca las plantillas por este motivo. Ha generado problemas para atraer profesionales, al no crear plazas atractivas para la atención sanitaria y perpetuar la contratación temporal.

Asistencia Sostenible: el descanso al día siguiente después de realizar guardia
El ajuste de personal al mínimo en los Centros de Salud genera
la necesidad de realizar horas "extraordinarias" para la atención de las urgencias fuera del horario de consulta, precisando de esta manera "sustitutos" para las consultas. Con este sistema, Sacyl debe abonar las horas de trabajo al médico o enfermera que descansa, y también al que realmente atiende al paciente. 

La atención urgente es más eficiente cuando la realizan médicos y enfermeras con dedicación específica, ya que aumenta la calidad asistencial y favorece la descongestión de las consultas, reduciendo las listas de espera. De esta forma, también se mejora el seguimiento del paciente al asegurar que su médico o enfermera de referencia están presentes en las consultas (no precisando descansos por la realización
de guardias), y generando mayor satisfacción laboral entre los profesionales, que ven delimitadas sus funciones y su horario de actividad.

 

 

Estos son los resultados del estudio sobre Atención Primaria de AMEACyL