martes 30/11/21

IU de Benavente se suma al Día Internacional contra la Violencia de Género

2021 sigue marcado por la pandemia del Covid-19 y la crisis social y económica. Un año que suma y agudiza la situación de desigualdad de género que sostiene a un sistema que no protege, ni ofrece vidas dignas y seguras a las mujeres
Manifestación en Zamora contra la violencia de genero, Foto de Archivo
Manifestación en Zamora contra la violencia de genero, Foto de Archivo

La violencia machista, violencia que va mas allá de la violencia de género dentro de la pareja o expareja, abarca todas las violencias que se ejerce sobre las mujeres por el hecho de serlo, la violencia sexual forma parte de la vida diaria de las mujeres en nuestro país. 

 Para Izquierda Unida, los datos son demoledores. Una de cada dos mujeres ha sufrido violencia a lo largo de su vida por ser mujer; el 14,2% ha sufrido violencia física y/o sexual de alguna pareja, actual o pasada, en algún momento de su vida, 2.905.478 mujeres. En los últimos doce meses, 374.175 mujeres, el 1,8% ha sufrido violencia física y/o sexual de su pareja actual o pasada. El 96,9% de las mujeres que han sufrido violencia física/o violencia sexual, manifiestan haber sufrido también algún tipo de violencia psicológica (emocional, control, económica o miedo). 

1.114 mujeres han sido asesinadas en nuestro país desde el 1 de enero de 2003, fecha en la que se comienzan a contabilizar los asesinatos de mujeres víctimas de violencia de género y 37 en lo que va de año. El número de menores que quedaron en situación de orfandad por esta violencia asciende a 21 en 2021 y 325 desde el año 2013, fecha en que se incluye el dato como víctimas de la violencia de género. 

Izquierda Unida  manifiesta que además de la pandemia sanitaria que ha obligado a todos los gobiernos del mundo a tomar medidas drásticas para revertir sus efectos, no debemos olvidar que el machismo y su violencia permanece de forma estructural en nuestra sociedad, miles de mujeres son asesinadas en todo el mundo y millones sufren la violencia que se ejerce sobre ellas, por el hecho de ser mujeres. 

En nuestro país hay 36.200 mujeres que viven con protección policial de riesgo por violencia de género, 10% más que un año antes. Los casos activos por violencia de género en Viogen-sistema de protección de las víctimas de violencia machista son 67.133, un 4,6% más que el año anterior. El número de usuarias activas en el servicio telefónico de atención y protección para victimas de ATEMPRO es de 16.383 un 9,8% más que un año antes.  

Según el informe elaborado por el Ministerio de Igualdad, a través de la Secretaría de Estado de Igualdad y contra la Violencia de Género el número de pulseras telemáticas instaladas para vigilar el alejamiento del agresor en el ámbito de la violencia de género desde 2009 y hasta el 31 de agosto de 2021 ha sido de 10.136. A 31 de agosto de 2021 el número de dispositivos activos es de 2.444, aumentando un 14,81% respecto a agosto de 2020. Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en España hay 190 mujeres menores de 21 años que llevan una pulsera telemática y están vigiladas las 24 horas por el alto riesgo que corren sus vidas.  

Para Izquierda Unida la violencia machista no es un problema privado, es un problema estructural, una violación de los derechos humanos. Requiere en primer lugar, de unas políticas fuertes que pongan freno a la violencia, reconozcan los derechos de las víctimas y se traduzcan en recursos. 

Por todo ello, para Izquierda Unida es urgente la puesta en marcha y profundización de las actuaciones del Pacto de Estado contra la Violencia de Género para desplegar ya medidas y políticas igualitarias en esta situación de crisis multidimensional. Y a su vez, para ello es fundamental un replanteamiento de nuestros servicios públicos que estando heridos de muerte, no pueden atender ni garantizar los derechos y proteger las vidas de las mujeres. Es necesaria una apuesta clara por la ampliación de recursos y reestructuración de lo público y lo común. 

Y por último, nos preocupa que según un estudio elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de FAD, se recoge que el porcentaje de chicos jóvenes (15 a 29 años) que niega la violencia de género o le resta importancia sigue creciendo y uno de cada cinco (el 20%) niega que exista.

En 2019, este porcentaje era del 12%. Algo preocupante ya que se acompaña de que, el 18,1% de los chicos y el 12% de las chicas, normalizan mirarle el móvil a la pareja, una forma de control que más sufren las mujeres en pareja. Además, 3 de cada 10 chicos consideran que una pareja limita la libertad y el 28% de ellos cree que los celos son una prueba normalizada del amor.

Algo que requiere de educación afectivo sexual que permita superar los mitos del amor romántico y establecer relaciones más sanas y horizontales. Pero la realidad es que desde 2003, año que comienza a contabilizarse los asesinatos de mujeres víctimas de violencia de género, 45 mujeres menores de 21 años han sido asesinadas por su pareja o expareja. 

Desde Izquierda Unida seguimos denunciando la cultura de la violación, altamente arraigada en nuestra sociedad, una cultura que tolera e incluso perdona la violación y sigue situando el foco en la victima y no en los hombres que violan. Para IU, sólo actuando desde una educación feminista, y, este gobierno autonómico nunca ha mostrado signos de acometerla, podremos acabar con las manadas y la cultura de la violación, y las mujeres podrán caminar por las calles sin miedo. 

A todo esto, se suma la mayor responsabilidad de la mujer en la tarea de cuidados. El 70% de estas tareas son realizadas por mujeres, a las que muchas han sumado el teletrabajo y el cuidado de hijos, una sobrecarga que no se ha  visto correspondida por el gobierno del PP y Cs en Castilla y León con mecanismos para poder garantizar la corresponsabilidad. 

IU  exige a la Junta de Castilla y León que no tache de la agenda política ni de los presupuestos el enfoque de género. Las mujeres ya sufrieron de manera directa en anteriores crisis el incremento de las desigualdades, el aumento de la precariedad y es imprescindible poner en marcha políticas que pongan la protección de las personas en el centro. 

Por último, Izquierda unida insta al Gobierno de España a que se modifique la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género ampliando la propia definición de violencia de género, cumpliendo con lo ratificado dentro el Convenio de Estambul en 2014. Es decir, que se incluyan las violencias contra las mujeres fuera del ámbito de la pareja o expareja, que se incorpore la violencia sexual, laboral, institucional y también que se incorporen los vientres de alquiler y la prostitución como violencia de género. 

                                  

IU de Benavente se suma al Día Internacional contra la Violencia de Género
Comentarios