miércoles. 08.02.2023

Duro castigo para un Balonmano Zamora que no dejó de luchar

El partido arrancó con un ritmo frenético siendo un festival ofensivo en la primera parte. Durante la segunda mitad, los de Iván López pelearon hasta que se les vació el depósito. La primera victoria tendrá que esperar tras caer 39-29 en un muy duro resultado que no refleja el trabajo que realizó el Balonmano Zamora.
Balonmano Zamora-Novás_13

El Balonmano Zamora visitaba tierras castellanas para medirse al Villa de Aranda. Un partido que arrancó con un ritmo electrizante por parte de ambos equipos. Los de Aranda cogieron la iniciativa en los primeros compases pero el Zamora Enamora, por medio de un gran Etayo conseguía empatar el encuentro.

A partir de ahí los primeros veinte minutos transcurrieron con plena igualdad, ya que ambos equipos veían puerta con mucha facilidad. El festival ofensivo se frenó para el Balonmano Zamora al quedarse con un jugador menos durante dos minutos, en una jugada que pudo suponer la expulsión. 

Durante el tiempo de inferioridad, Aranda pudo aprovechar la situación para romper el encuentro, incluso para irse cuatro goles arriba, pero el Zamora pudo aguantar, en una última fase de la primera parte muy precipitada. Ambos conjuntos se iban a vestuarios con un 17-14.

La vuelta a la cancha volvió a ser otro festival ofensivo, pero esta vez con los de Iván López más acertados, recortando distancias para llegar a ponerse de nuevo a un gol, con 22-21 en el electrónico.

A los diez minutos los locales se quedaban con un jugador menos, pero en las ofensivas se colocaban con los siete jugadores y se distanciaban en el marcador. El técnico del Balonmano Zamora tenía que detener el encuentro con tiempo muerto para corregir a sus jugadores y que el partido no se les escapase.

Llegado el ecuador de la segunda mitad, el Balonmano Zamora no se rendía, pero Villa de Aranda ponía el 26-23. El ritmo alto impuesto durante todo el partido parecía hacer mella en los viriatos, no conseguían romper esa desventaja de tres goles.

El partido era un continuo gol por gol impidiendo a los de López soñar con la remontada. Iván López tenía que pedir nuevamente tiempo muerto al ver cómo Aranda rompía definitivamente el partido al anotar su tanto 29, con la portería vacía de los visitantes. Con el 29-24 los viriatos tenían que arriesgar cuando restaban doce minutos para el final del partido.

Villa de Aranda se hacía fuerte en defensa, complicando los ataques a un Balonmano Zamora muy cansado y mentalmente tocado tras ver cómo los locales dejaban muy encarrilado el partido con siete goles de diferencia.

El parcial en los últimos diez minutos fue de 10-2 para los de Aranda, aunque el Balonmano Zamora siguió dando la cara. Los de Iván López arriesgaron sin portero y se llevaron un injusto castigo tras caer 39-29.

Duro castigo para un Balonmano Zamora que no dejó de luchar
Comentarios