sábado 17/4/21

El craso error de la descentralización de la Sanidad Pública y la co-gobernanza autonómica, Astrazeneca otra margarita a deshojar para los votantes

Hay errores que los seguiremos pagando, puesto que los políticos siguen a su aire y las co-gobernanzas ni son buenas ni se entienden en esto de la Sanidad Pública y menos en plena pandemia. El aprovechamiento de las oportunidades políticas para apuntarse un gol, no hacen más que asquear a la población ya que no hará falta mucho intelecto para darse cuenta de que estas decisiones son más políticas que defensoras de las personas.

Hoy otra decisión que causa alarma que revuelve el panorama y que desestabiliza a cualquiera se ha tomado por parte unilateral en la Comunidad. Castilla y León toma la decisión de suspender las vacunaciones con Astrazeneca poco después de que hubiera rumores de nuevo sobre los trombos que provoca una vacuna que libra más que mata y que está claro que puede tener consecuencias fatales para la población por la inseguridad y por todo el maremágnum que provocan estas situaciones y decisiones sin consenso del Estado al menos y de las Comunidades Autónomas en los lugares donde han de hacerse, en el consejo que se marcó para caminar todos juntos.

Un toma y daca que vuelve a dejar en entredicho las decisiones políticas en materia de sanidad, si, algo que descoloca y que rompe una paz y/o armonía que había en el Interterritorial, y que ya han roto en varias ocasiones las comunidades que lidera el PP en un pulso político más que de cuidado de la población, puesto que no se ha demostrado que las decisiones al fin y a la postre hayan librado nada, salvo el "y yo o el y tú más". Recordemos el día del "Ocaso" del señor Igea. Una situación que hizo meter a los Castellanos y Leoneses en casa a las 20:00 horas, en vez de a las 22:00.

La campaña electoral ha comenzado y todas las armas son buenas aunque sean armas de doble filo por las que la población también pueda entender y adivinar el trasfondo político de las mismas. España en relación a la Sanidad sigue pidiendo a gritos una centralización definitiva puesto que claro está que ni la co-gobernanza es la solución ni tampoco ese aire de yo decido sin mirar más allá de las comunidades autónomas. No hay ninguna duda de que en algún lugar de las cabezas de los políticos puede haber sitio para proteger a los ciudadanos que les votaron, pero que en plena cuarta ola sigamos sin haber aprendido nada todos teníamos que hacernos mirar a quién votamos y para que.

Importamos poco, solo en momento de votaciones, pero parece que ya ha empezado el y yo y tu porque tu y porque yo, los egos en alza, las decisiones consensuadas y poniendo a la población por delante de decisiones partidistas les queda grande a políticos de calado tirando a pobre y ruin.

Comentarios