domingo 24/10/21

Juventudes Socialistas denuncia el gasto por valor de 18.000 euros en la nueva cruz de los caídos

La organización juvenil considera “vergonzoso” que el Ayuntamiento quiera destinar semejante montante para reponer un monumento franquista en el Cementerio de San Atilano
Álvaro Furones (Derecha) y Emilio Ferrero (Izquierda)
Álvaro Furones (Derecha) y Emilio Ferrero (Izquierda)

El equipo de gobierno municipal tramitó la semana pasada un expediente de crédito presupuestario de un total de 18.000 euros para construir una nueva cruz que sustituya a la cruz de los caídos, que fue retirada el pasado noviembre por su estado ruinoso.

Ya entonces, JSE-Zamora denunció la decisión de erigir esta nueva cruz en lugar de realizar una escultura civil y laica, que sirviese de memorial y homenaje a todas las víctimas de la Dictadura y la represión franquista en Zamora, argumentando que “no se trata de una cuestión decorativa sino de memoria democrática y respeto”.

Apenas dos semanas después de que Izquierda Unida tumbase la propuesta del Grupo Municipal Socialista de nombrar una calle en la capital en homenaje de la maestra zamorana, Justa Freire, republicana y represaliada por la dictadura, desde JSE-Zamora se preguntan “qué problema tiene Izquierda Unida en Zamora con la memoria democrática” y señalan que “a las víctimas no se las defiende con palabras vacías sino con hechos y políticas públicas por la justicia y reparación”.

Álvaro Furones, Secretario General de JSE-Zamora afirma que “honestamente confiábamos en que el Ayuntamiento rectificase y sentase a una mesa a las asociaciones de memoria histórica de la ciudad, en búsqueda de una escultura que pudiese servir de homenaje a todas las víctimas”.

Consideran que la mayoría católica se encuentra suficientemente satisfecha en la capilla del Cementerio de San Atilano, que cuenta además con suficientes cruces tanto en su interior como en el exterior, por lo que no se justifica la necesidad de destinar tal cantidad de dinero público a una nueva cruz, máxime teniendo en cuenta que viene a reconstruir el símbolo franquista dedicado al recuerdo de la “victoria” y de los “caídos por Dios y por España”.

Por su parte, Emilio Ferrero, Secretario de Organización y Memoria Democrática de JSE-Zamora, se pregunta “cómo es posible que Izquierda Unida no solo se niegue a un memorial en el lugar donde tantos republicanos fueron asesinados por defender la democracia en Zamora, sino que destine 18.000 euros para una nueva cruz a los caídos”. “Es vergonzoso” sentencia. 

Además, en pleno contexto de pandemia y la crisis económica y social que ha provocado, consideran “inaudito e inaceptable” que el equipo de gobierno municipal destine prácticamente la misma cantidad a una cruz que la que dedican en todo su presupuesto a la partida de ayudas al alquiler para emancipación juvenil en nuestra ciudad. 

 Desde la organización recuerdan que muchos maestros republicanos fueron fusilados por retirar cruces de los colegios públicos de la capital, al igual que muchos zamoranos fueron asesinados por no ir a misa o no profesar la fe católica, por lo que una cruz no podrá servir de modo alguno como homenaje a las víctimas. Un año después, vuelven a pedir al Ayuntamiento que reflexione y rectifique, que escuche a las asociaciones y vuelva al camino de la memoria democrática, para lo que vuelven a tender su mano, pero “no para cambiar una cruz por otra” afirman. 

“Buscamos un memorial que permita algo tan básico como que todas las familias tengan un lugar en que llorar a sus muertos, luchasen en el bando que luchasen. Es de justicia y un ayuntamiento que se dice de izquierdas no puede mirar hacia otro lado” concluyen. 

Comentarios