sábado. 15.06.2024
Divorcio. Fotografía de archivo
Divorcio. Fotografía de archivo

En el primer trimestre de 2024, los órganos judiciales de Castilla y León han registrado un notable incremento en las demandas de disolución matrimonial. En total, se han contabilizado 1.336 separaciones, divorcios y nulidades matrimoniales, un 32,4% más en comparación con el mismo periodo del año anterior cuando se alcanzaron las 903, según informa el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

El porcentaje de crecimiento es el doble frente a la evolución nacional donde se han registrado un total de  26.106 procesos de separación. 

Las separaciones no consensuadas aumentaron más de 18 puntos pasando de nueve a once, mientras que las consensuadas aumentaron un 24,25% hasta superar la treintena. Mayor fue aún el número de divorcios no consensuados que casi de ha duplicado hasta alcanzar los 645, frente a los consensuados que han aumentado un 17,6% hasta los 647. 

A nivel nacional, la media de disoluciones matrimoniales por cada 100.000 habitantes fue de 53,6. Castilla y León se situó por encima de esta media con una tasa de 55,9, siendo una de las comunidades con tasas más altas de disolución matrimonial en el país. Otras comunidades con tasas elevadas incluyen Navarra (74,9 por cada 100.000 habitantes), Baleares (72,1), y Cantabria (69,5). En contraste, las regiones con las tasas más bajas fueron la Comunidad de Madrid (46,3), País Vasco (46,6) y Andalucía (50).

El informe del CGPJ también destaca el aumento en los procedimientos de modificación de medidas relacionadas con procesos de separación y divorcio, así como de guarda, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales. Las demandas de modificación de medidas consensuadas crecieron un 11,9%, totalizando 3.361 casos. Las modificaciones no consensuadas también aumentaron un 4,9%, alcanzando 8.491 casos. En cuanto a las modificaciones de medidas relativas a hijos no matrimoniales, tanto las consensuadas como las no consensuadas registraron incrementos. Las consensuadas subieron un 9,8%, alcanzando 5.911, y las no consensuadas aumentaron un 7,2%, totalizando 7.505.

El notable incremento en las separaciones y divorcios en Castilla y León durante el primer trimestre de 2024 refleja una tendencia que, aunque no exclusiva de esta región, destaca en el contexto nacional. Con una tasa de disolución matrimonial por encima de la media nacional, la situación en Castilla y León subraya la importancia de los servicios judiciales en la gestión y resolución de estos procesos.

El fin del amor 'se dispara' en Castilla y León: las disoluciones matrimoniales...