lunes. 22.07.2024
Cuatro candidatos al diaconado permanente darán el lunes un paso más
Cuatro candidatos al diaconado permanente darán el lunes un paso más

Cuatro laicos de la diócesis de Zamora celebrarán el rito de admisión a la Sagrada Orden del Diaconado Permanente el lunes, 24 de junio, a las 19.00 horas, en la iglesia de San Ildefonso de Zamora. Una ceremonia que presidirá el obispo de Zamora, Fernando Valera.

El rito de admisión a la Sagrada Orden, la celebración previa al diaconado, se realiza cuando consta que el propósito de los aspirantes ha alcanzado la madurez suficiente, apoyado en las dotes necesarias; a juicio tanto del candidato, quien lo manifiesta públicamente en esta celebración, como de la Iglesia, quien en la persona del obispo acepta la petición de admisión.

¿Qué es un diácono permanente?

El orden del diaconado, según lo afirma el Catecismo de la Iglesia Católica en el número 1554, está destinado a ayudar y a servir a los obispos y a los presbíteros. Es un grado de servicio, que viene establecido desde el tiempo de los apóstoles, como lo atestiguan los Hechos de los apóstoles y la Carta de san Pablo a Timoteo.

Entendido de esta manera, el diaconado ofrece a la Iglesia la posibilidad de contar con una persona de gran ayuda para las labores pastorales y ministeriales.

Un diácono puede bautizar, bendecir matrimonios, asistir a los enfermos con el viático, celebrar la liturgia de la Palabra, predicar, evangelizar y catequizar.
No puede, a diferencia del sacerdote, celebrar el sacramento de la eucaristía, confesar o administrar el sacramento de la unción de los enfermos.

De esta forma, los hombres casados que se dedican a ayudar a la Iglesia a través de la vida litúrgica, pastoral o en las obras sociales y caritativas pueden fortalecerse recibiendo el orden del diaconado permanente y se unen, más estrechamente, al altar para cumplir con mayor eficacia su ministerio por medio de la gracia sacramental del diaconado.

Cuatro candidatos al Diaconado permanente avanzan en su formación