domingo 9/5/21

Los 23 zamoranos deportados a campos de concentración nazis ya tienen su adoquín en la Plaza de Alemania 

Ayto
Ayto

El memorial para recordar a los veintitrés zamoranos que fueron deportados a los campos de concentración nazis desde Francia ya puede contemplarse en la Plaza de Alemania, concretamente en la confluencia con la calle de San Torcuato

El memorial estará integrado por veintitrés adoquines, que llevan impreso en latón los nombres de cada uno de los deportados. Se trata de una idea del artista alemán Gunter Demnig quien ya los ha instalado en cerca de 2000 ciudades de Europa y América latina.

El nombre original en alemán, Stolpersteine, significa “piedra que hace tropezar”, y el proyecto surgió ante la negación de la ciudad de Colonia a reconocer el hecho de la deportación de gitanos.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, destacó que la iniciativa ha sido aprobada por la unanimidad del Pleno y la colocación del memorial fue respaldada con la presencia de toda la Corporación municipal.

Guarido estima que la colocación de los adoquines es "una reparación moral" y un recordatorio para que "la historia no vuelva a suceder".

El regidor municipal explicó que se ha elegido la Plaza de Alemania porque su nombre data del año 1937, en plena dictadura, y el memorial es una forma de "rehabilitar el nombre de esta plaza en un sentido que entronca con la democracia". 

Francisco Guarido extendió su agradecimiento al concejal de Turismo, Cristoph Strieder, y apeló a su nacionalidad alemana. "Es bueno recordarlo porque seguro que esto también cura una herida en su fuero interno", reseñó el alcalde zamorano.

Memorial

Los represaliados cuyos nombres figuran en los adoquines son:

Secundino Campano Rodríguez de Coreses

Atilano Conde García de Zamora

José Ramos Carbajal de Zamora

Carlos Redondo Flores de Zamora

Vicente Ferreras Fernández de Santovenia del Esla

Miguel Fulgencio Román de Vadillo de la Guareña

Eufemiano García García de Cañizal

Santiago Hernández Álvarez de Otero de Bodas

Emeterio Hernández Pinilla de Toro

Gabriel Lansero Lobato de Peque

Alfonso Lozano Borrego de Valcabado del Pan

José Martínez Cobreros de Valdespino

Marcos Mezquita Domínguez de Tola

Ricardo de Prado Rodríguez de San Román de Sanabria

David Puente Seone de Ribadelago

Ricardo Rico Palencia de Villalpando

Ernesto Rodríguez Míguez de Fresno de Carballeda

Luis Rodríguez Moyano de Bóveda de Toro

Román Romero Alcaráz de Toro

Juan Antonio Turiel Furones de Micereces de Tera

Pedro Vega Vicente de Benavente

Agustín Villamor Prieto de Alfaraz de Sayago

Apolinar Villar Torío de Benegiles

"Sirvan estas piedras para tropezar simbólicamente y recordar estos nombres para que lo que ocurrió entonces no vuelva a suceder", concluyó el alcalde.

Francisco Guarido en el acto del memorial

Tomó la palabra el concejal de Turismo para recordar que hoy se celebra la liberación del campo de Mauthausen e insistió en que la colocación del memorial debe servir para "no volver a repetir ese sufrimiento" a través de un exterminio que organizó un Estado cubrió de legalidad.

Eduardo Martín, del Foro por la Memoria, calificó de "ejercicio de humildad" la colocación de un memorial tan alejado del concepto de los grandes monumentos, que "nos obliga a agacharnos para leerlo, un gesto físico y moral, de respeto". Al recuperar la memoria de los deportados no les devolvemos la dignidad, nos la devuelven ellos a nosotros", dijo Martín.

El representante del Foro de la Memoria hizo hincapié en las diferentes trayectorias de los homenajeados. Algunos huyeron de su pueblo para evitar la represión de la que fueron víctimas su familia, como Apolinar Villar, de Benegiles, o Secundino Campano, de Coreses. Otros habían emigrado a otros países y otros habían regresado, como Agustín Villamor, que se fue a Argentina y volvió. Todos ellos tenían un elemento común: eran antifascistas.

Al sencillo acto acudieron familiares de los deportados que culminó con la interpretación musical del grupo El Portal de Carmen.

Con la instalación de este memorial a los veintitrés zamoranos republicanos que fueron deportados a los campos de exterminio entre 1940 y 1945, el Ayuntamiento de Zamora quiere restaurar la memoria de los ciudadanos que han padecido persecución o violencia por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa durante la Guerra Civil.

Comentarios