viernes. 19.07.2024
El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durant su visita a Toro junto a la delegada territorial, leticia García, la directora general de Tributos y Financiación Autonómica de la Junta de Castilla y León, Eri Miñán, y el alcalde de Toro, Rafael González
El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durant su visita a Toro junto a la delegada territorial, leticia García, la directora general de Tributos y Financiación Autonómica de la Junta de Castilla y León, Eri Miñán, y el alcalde de Toro, Rafael González

El consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha visitado este miércoles a los técnicos que prestan el servicio de atención presencial en Toro para la Declaración de la Renta 2023 en las zonas rurales de la región. Durante su visita ha estado acompañado por el alcalde de la localidad, la delegada territorial de la Junta, la directora general de Tributos y Financiación Autonómica, y la responsable del servicio de Hacienda en Zamora.

La Junta de Castilla y León está proporcionando asistencia personal en 78 municipios rurales para facilitar a los residentes la realización de su declaración de la renta sin tener que desplazarse a las capitales de provincia. "Esto es especialmente útil para las personas con dificultades para realizar el trámite telemáticamente". Carriedo ha apuntado en este sentido la importancia de este servicio para asegurar que los ciudadanos puedan cumplir con sus obligaciones fiscales con confianza y seguridad.

Además de la asistencia presencial, la Junta ofrece apoyo telefónico para resolver dudas, complementando así los esfuerzos por hacer más accesible el proceso de declaración de la renta. Carriedo ha explicado que esta iniciativa es una muestra del compromiso del gobierno regional con los ciudadanos del medio rural, quienes a menudo enfrentan mayores desafíos para acceder a servicios esenciales.

En cuanto a las medidas de ahorro fiscal, Carriedo ha puesto en valor las 34 bajadas de impuestos que Castilla y León ha ejecutado en los últimos tres años, en contraste con las 69 subidas de impuestos a nivel nacional. Este año, los beneficios fiscales en la declaración de la renta ascienden a 121 millones de euros, beneficiando a 1,3 millones de contribuyentes en la región. De estos, 80 millones de euros corresponden a la reducción de los tramos autonómicos y 41 millones a deducciones fiscales que abarcan desde el apoyo a familias numerosas hasta incentivos para el emprendimiento y el acceso a la vivienda para jóvenes. 

"Estas medidas posicionan a Castilla y León como la comunidad autónoma con la mayor deducción fiscal media, el doble de la media nacional" destacando que estas políticas no solo alivian la carga fiscal de los ciudadanos, sino que también fomentan el desarrollo económico y social en la región.

Castilla y León ofrece asistencia en 78 municipios rurales para efectuar la declaración...