martes. 06.12.2022

Lo que cuesta desplegar fibra óptica en los pueblos: 15 veces más que en las ciudades

Xavier Viladegut, cofundador de Adamo, empresa que suministrará fibra óptica a 72.000 familias rurales de Castilla y León antes de que acabe 2024, analizó las dificultades para llevar Internet de calidad a los pueblos en unas jornadas sectoriales
Un técnico instala fibra óptica
Un técnico instala fibra óptica

Llevar Internet de alta velocidad a los pueblos, a las áreas apartadas o peor comunicadas es uno de los grandes desafíos en el ámbito de las comunicaciones actuales y futuras. Sin embargo, extender esa infraestructura no resulta tarea sencilla cuando aparecen viviendas diseminadas, orografía adversa o instalaciones obsoletas, entre otros aspectos.

En esos posibles escenarios, como es lógico, el coste se dispara. Tanto, que “desplegar fibra óptica en zonas rurales es hasta 15 veces más caro que hacerlo en ciudades”, según concretó el jueves pasado Xavier Viladegut, cofundador de Adamo.

Fibra para 72.000 familias rurales de Castilla y León

Cabe recordar que se trata del operador que instalará Internet ultrarrápido en 72.000 viviendas del ámbito rural de las provincias de Salamanca, Ávila, Zamora, León y Valladolid -mediante subvenciones y capital privado- antes de que concluya 2024, según el resultado provisional de la segunda convocatoria del Programa ÚNICO-Banda Ancha, financiado por el fondo Next Generation de la UE y dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Xavier Viladegut con empresarios del sector

Trabajar en 800 poblaciones a la vez

“El entorno rural es mucho más complejo”, prosigue el ejecutivo. “Para hacerse una idea, baste el siguiente dato: sólo en el mes de julio, Adamo estaba cableando 40.000 viviendas de 800 pueblos al mismo tiempo. Lo cual da una idea del grado de dispersión de las localidades y de las casas que las forman”, señaló el también director de Despliegue de la compañía en las jornadas La nueva Ley General de Telecomunicaciones: retos y oportunidades, organizadas por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Comunicación (COITT) con la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales como lugar de celebración.

Subvenciones para la fibra rural

Fue precisamente la titular de ese organismo, María González Veracruz, quien inauguró el evento, que reunió la semana anterior a representantes de numerosas empresas del sector y en el que también se trató el papel de las ayudas públicas para que la España vaciada cuente con Internet de calidad.

En ese sentido, Xavier Viladegut reconoció el papel clave de las mismas, dado que “sin ellas sería muy complicado llegar a determinados lugares”, poniendo en valor la colaboración público-privada. “Las ayudas son un tractor de inversiones, sin duda, si bien es verdad que los fondos propios que desembolsamos los operadores acaban superando, con mucho, lo que recibimos de la Administración para realizar el despliegue”, matizó.

Lo que cuesta desplegar fibra óptica en los pueblos: 15 veces más que en las ciudades
Comentarios